El Fondo Monetario Internacional (FMI) elevó la proyección de crecimiento para la economía chilena en 2018 a 3,8% desde el 3,4% estimado en abril, con lo que el país lideraría el crecimiento regional este año, mientras que para el 2019 el organismo también aumentó su previsión a 3,4% desde 3,3%.

Al dar a conocer un informe sobre perspectivas para la economía de América Latina, el director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, señaló que la mejora en la previsión para el Producto Interno Bruto (PIB) del país se explica por el fuerte rebote continuo de la confianza empresarial y del consumidor, que se espera compense en gran medida el efecto del aumento en el precio del petróleo.

Asimismo el organismo estimó que la inflación continuará convergiendo gradualmente hacia el objetivo del Banco Central de 3%, debido al fuerte impulso del crecimiento y los mayores precios del petróleo.

La proyección está en línea con la previsión del gobierno que también estima un crecimiento de 3,8% para este año, y la del Banco Central que prevé un rango de entre 3,25% y 4%.