La Fiscalía Nacional cifró en 158 los miembros de la Iglesia Católica, entre obispos, sacerdotes y laicos, investigados por ser autores o encubridores en casos de abuso sexual a menores de edad y adultos.

En el desglose de la cifra, son 144 casos de abuso ocurridos desde 1960 a la fecha, identificándose a un total de 266 víctimas de las cuales 178 son menores de edad, 31 son adultos y aún falta por precisar otros 58, consignó T13.

“Fueron incluidas en el levantamiento a todos quienes formaban parte del clero al momento de la comisión de los delitos, es decir, quienes hayan recibido el orden sacerdotal (obipos, sacerdotes, presbíteros y diáconos). También se incorporó a personas pertenecientes a la vida consagrada a través de Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Visa Apostólica“, indicó el fiscal Luis Torres.

Agregó, además, que “el catastro también incluye a personas laicas que ejercían alguna función en el ámbito eclesial, como la coordinación de áreas pastorales o establecimientos vinculados a la Iglesia”.

Torres confirmó que “en su gran mayoría los hechos denunciados corresponden a delitos sexuales cometidos por sacerdotes, párrocos o personas vinculadas a establecimientos educacionales. También existen cinco casos por encubrimiento u obstrucción a la investigación contra superiores de congregaciones u obispos a cargo de una determinada diócesis”./gap