Jorge Sampaoli es toda una sensación en España. Y no era para menos, considerando que tiene al conjunto sevillano peleando por los primero lugares de La Liga, y que hoy llegaba como gran favorito para el duelo ante el Leicester para instalarse entre los ocho mejores de la Champions League.

Pero, la cancha del vigente campeón de la Premier, se convirtió en un peligroso escenario y tuvo su momento más complejo desde el arribo del casildense al Viejo Continente, esto porque el Sevilla quedó eliminado tras caer por 2-0 ante el Leicester. El actual monarca del campeonato ingles venía golpeado. Después del duelo de ida ante el cuadro español, despidieron a Claudio Ranieri, el entrenador italiano que sacó campeón a este equipo y que lo llevó a ganar su primera liga en 133 años de historia, pero que ahora marchan en el 15° lugar del certamen y muy cerca del descenso.

En ese contexto llegaba el nuevo técnico Craig Shakespeare. Pero todo lo amargo que estaban viviendo en estos últimos meses se transformó en una jornada dulce que les permite seguir con vida en el certamen de clubes más importante del mundo. El Sevilla jugó su peor partido en la temporada. Nunca se encontró en el césped y mostró un rendimiento muy opaco. Y los duros golpes, los dos goles del partido, se lo hicieron sentir al otrora DT de la “Roja”.

El primero a los 25′, cuando el capitán Wes Morgan, desmarcándose de Gabriel Mercado, entró por sorpresa tras un tiro libre y se encontró con el balón en plena área chica. Y a los 54′ Marc Albrington, desde la medialuna del área rival, amortiguó el balón con el pecho y disparó fuerte decretando el segundo festejo para el conjunto inglés.

En el segundo tiempo, el ex entrenador de la U realizó algunos cambios para poder revertir el marcador. Samir Nasri comenzó a generar fútbol, y si bien el segundo tiempo subió su nivel, cuando se promediaban los 73′ tras una pelea con Jaime Vardy dejó a su elenco con uno menos. A los 78′ se abría una pequeña esperanza para el cuadro sevillano cuando el árbitro decretó la pena máxima tras una falta a Vitolo. Con un gol, el duelo se iba al alargue, pero NZonzi disparo demasiado débil y fue atajado por el golero Kasper Schemeichel.

El minuto que reflejó la frustración total del entrenador argentino fue cuando a los 82′ lo expulsaron por reclamos. Se retiraba con evidente molestia, y terminaba su sueño de Champions.

Por Ignacio Soto Bascuñán