Si la sociedad norteamericana leyera un titular de denuncia respecto que Condenan a 10 años de Cárcel a Militares que abatieron a Osama Bin Laden seguramente se indignaría, haciendo temblar a las instituciones involucradas o responsables de dicha acción arbitraria, no obstante, en Chile se ha vivido un salvajismo jurídico hacia los militares y policías en retiro y ninguna alta autoridad da cuenta o denuncia algo.

Así lo señala el presidente de la Multigremial de Militares y Policías (R) –FACIR-, Alejo Riquelme Solis, quien sostiene que extraña que frente a estas irregularidades en la administración de justicia, pase inadvertido el tema y no se genere reacción alguna por quienes teniendo altas responsabilidades en el ejercicio actual de su cargo como autoridades del Ejecutivo, parlamentarias, militares y religiosas, no denuncien con firmeza estas incongruencias, haciendo vista gorda cuando se trata de perseguir y enjuiciar a quienes salvaron a Chile del marxismo y de la dictadura del proletariado.
Como denuncia el abogado Adolfo Paúl Latorre en su publicación ‘Prevaricator’ -prosigue Alejo Riquelme Solis- “los jueces, salvo contadas excepciones, aplican torcidamente las normas legales y fallan a sabiendas contra leyes expresas y vigentes, lo que está tipificado en el Código Penal como delito de prevaricación”.

 

Sentencias prevaricadoras
Dijo el autor del libro que “las sentencias prevaricadoras son innumerables. Las espurias y falaces consideraciones de los sentenciadores con las que tratan de ocultar su torcida administración de justicia y de vestir con un ropaje de juridicidad sus desvaríos son recurrentes y, con el método copy paste, se repiten en casi todas las sentencias”.

Explicó el presidente de la Multigremial (R) que una de las características de la prevaricación es la activa obstrucción para impedir la efectiva aplicación de la voluntad legislativa. “El juez prevaricador es aquel que conociendo la injusticia que comete, la verifica y la lleva a efecto por un deseo de venganza”.

 

A tal nivel ha llegado ese deseo de venganza que un Ministro de Corte –prosiguió Alejo Riquelme- ha hecho noticia recientemente por haber separado de sus funciones al actuario Francisco Castillo, luego de que aparentemente este último publicara en sus redes sociales algunas opiniones personales respecto de que no se busca justicia, sino venganza.

 

Vergüenza Nacional
‘Consumar venganzas instrumentando la institucionalidad, no es sólo patrimonio de Maduro, pues el fiscal venezolano que denunció que el juicio contra Leopoldo López fue una simulación y venganza chavista tuvo que huir del país y obtuvo asilo en Estados Unidos. La ventaja de los ‘perseguidos’ en Venezuela por ficciones jurídicas es que cuentan con respaldo y protección internacional. En tanto, en el caso nuestro los valerosos denunciantes estamos a merced de la venganza, lo que es una vergüenza nacional’, dijo el Presidente de la Multigremial (R).

 

El desempeño presente de algunos ministros y jueces parecería que dan la razón a Vicente Huidobro cuando señaló:
“La justicia de Chile haría reír, si no hiciera llorar. Una justicia que lleva en un platillo de la balanza la verdad y en el otro platillo, un queso. La balanza inclinada del lado del queso.
Nuestra justicia es un absceso putrefacto que apesta el aire y hace la atmósfera irrespirable”.

“Qué mal ejemplo para los jueces jóvenes que llenos de entusiasmo y amor por servir a la Justicia vean este triste espectáculo cuando recién dan sus primeros pasos en el Poder Judicial”, sentenció alejo Riquelme Solis.

Multigremia de Militares (R) de Chile