La lengua tiene una función muy importante en nuestro organismo. Además de estar implicada en la función digestiva, nos puede indicar cuán saludable está nuestro cuerpo.

Según su forma, textura y color puede darnos señales de la presencia de algún desequilibrio a nivel orgánico.

• Textura: Si su superficie se presenta muy lisa y no tiene pequeños puntos rosas puede deberse a carencias nutricionales, también puede estar indicando un cuadro de anemia. Lo ideal es incrementar alimentos con vitamina C y hierro.

• Si presenta grietas: tu organismo no está absorbiendo las vitaminas como corresponde, lo que puede llevarte a tener falta de energía y vitalidad. Puede deberse a la intolerancia de algún alimento. Es recomendable ingerir alimentos como remolacha, avena, perejil, zanahoria, calabaza o apio.

• Color: El color saludable es el rosado. El rojo indica inflamación en el cuerpo, un color pálido indica falta de nutrientes y un número bajo de hemoglobina en sangre. Una capa blanquecina en los laterales puede indicar una enfermedad de los pulmones.

• Revestimiento: Una gruesa capa en su superficie refleja una mala salud intestinal. Una capa espesa de color blanco significa frío, causado por una mala circulación en las extremidades.

• Forma: Si está hinchada indica una falta de absorción de nutrientes y acumulación de toxinas en el cuerpo. Si se presenta muy delgada puede indicar una infección crónica o deshidratación.

División de la lengua:

1) la punta: Corresponde al estado de los pulmones y el corazón.

2) la parte media: El estómago y el bazo.

3) los lados: la vesícula biliar y el hígado, más al fondo corresponde a los riñones.
Si notas alguno de estos signos o tienes dudas relacionadas con el tema, es importante que acudas a un médico para que te brinde un asesoramiento adecuado.

Consejos para mantener tu lengua sana

• Evita el consumo excesivo de grasas, alimentos refinados y azúcares para evitar pequeñas úlceras.

• Revisa frecuentemente tu higiene bucal y también recuerda cepillar tu lengua para prevenir la halitosis y demás afecciones bucodentales.

• No ingieras alimentos muy calientes que te puedan producir ampollas o quemaduras.

¡Cuida tu cuerpo y apuesta por la salud de todas las partes que lo forman!

/psg