Este jueves tras una reunión el directorio de Iansa informó que no volverá a procesar remolacha en la planta de Linares, es decir cerrará la planta en la ciudad y concentrará -de forma definitiva- la producción de azúcar en sus centros de Los Ángeles y San Carlos.

A través de un comunicado de prensa, la compañía informó que la decisión se basa “en mejorar la eficiencia operacional del negocio azucarero” y “la competitividad frente a las importaciones”.

Según informaron, la planta continuará funcionando hasta los primeros días de agosto, para lo cual diseñó un plan de cierre gradual, que será comunicado personalmente a los trabajadores afectados.

/gap