Felipe Larraín, ministro de Hacienda, se refirió a la baja en la clasificación de riesgo por parte de Moody’s, pasando de Aa3 con perspectiva negativa a A1 con perspectiva estable, apuntando al gobierno de Michelle Bachelet como responsable de esta situación.

“Chile está pagando las consecuencias del deterioro fiscal y bajo crecimiento de los últimos cuatro años”, indicó en un comunicado dado a conocer por la secretaría de Estado.

Según Larraín, entre 2014 y 2017 la economía creció 1,7% promedio anual y el deterioro fiscal experimentado en ese periodo fue “evidente”.

“Primero, y por lejos, no se cumplió el compromiso del gobierno de eliminar el déficit estructural, que aumentó cuatro veces. Segundo, la deuda a PIB se duplicó —pasando de US$35 mil millones a US$70 mil millones entre fines de 2013 y 2017, llegando a un nivel cercano a 24% del PIB. Tercero, la reforma tributaria no rindió sus frutos y cuarto, el déficit fiscal subió hasta 2,8% del PIB en 2017”, detalló.

Así, para el titular de Hacienda, la rebaja de Moody’s llega a destiempo. “Sorprende que esta decisión ocurra justo cuando la economía chilena acelera su crecimiento y los ingresos fiscales han aumentado por sobre las estimaciones de mercado”.