El abogado de los dos chilenos detenidos en Malasia está preocupado por el “precario” estado de salud de los jóvenes y manifestó que de fracasar con los intentos de su liberación, entonces podrían intervenir desde “la ONU o la Corte Penal Internacional”.

Juan Carlos Manriquez sostuvo una entrevista con Radio Rivadavia (Argentina), donde contó que el ingeniero Felipe Osiadacz y el chef Fernando Candia, “han perdido mucho peso” y afirmó que desconoce si les suministraron las vacunas que se consiguieron a través del Comite de Relaciones Chile-Malasia.Los chilenos cumplirán un año encarcelados en Kuala Lumpur este agosto, tras un confuso incidente al interior de un hostal donde murió un malayo.

Luego de conocer su sentencia y de ser encontrados culpables, los jóvenes arriesgan la pena de muerte en la horca.El abogado explicó que los exámenes practicados al malayo fallecido arrojaron que había consumido cinco drogas distintas, sustancias que le habrían provocado un ataque cardíaco, por lo que no se podría calificar como homicidio.

Si logramos establecer que la muerte se dio en un contexto de imprudencia podría imponerse una pena menor y reducirse tratándose de extranjeros sin antecedentes”, añadió Manriquez.El abogado indicó que hasta el momento se han llevado a cabo todas las acciones “basadas en el respeto, la dignidad y el reconocimiento a las autoridades malasias” y que confían en que se haga justicia y que “este no sea un problema diplomático”.En última instancia, entonces acudirían a los organismos internacional. “En casos similares tanto la Corte Penal Intencional como el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas a veces han tenido alguna intervención”, precisó el abogado.

/gap