Hackers extranjeros volvieron al ataque con una filtración internacional de datos de 55.106 tarjetas, de las cuales 513 resultaron ser chilenas. La noticia circuló primero en redes sociales, pero luego fue confirmada por la Superintendencia de Bancos (SBIF), que detalló que la mayoría era de crédito y algunas eran de débito; que 188 eran bancarias y que la mayor parte de las tarjetas estaban inactivas.

Transbank también reaccionó a la nueva filtración y precisó que, según sus datos, solo 188 corresponden a tarjetas emitidas en Chile. “Estos números ya fueron a los emisores”, indicaron en un breve comunicado.

/gap