El economista estadounidense y director de la Red de Soluciones de Desarrollo, Jeffrey Sachs, aseguró hoy que el presidente de EEUU, Donald Trump, es una persona “inestable” y “peligrosa” que nunca podrá tener un pensamiento coherente.

Sachs, catedrático en la Universidad de Columbia (EEUU), participó  junto al ex presidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero en una conferencia sobre “El futuro empieza con una agenda global de izquierda”.

Durante el encuentro, al economista se le preguntó sobre la globalización y el cierre de fronteras planteado por Trump, a lo que contestó que podría llegar a ser un “desastre total”.

“Hay una persona inestable que ocupa el lugar del presidente de Estados Unidos y es muy peligrosa”, manifestó, para añadir que la “noticia buena” es que Trump, “al no tener estabilidad psicológica, no podrá tener un pensamiento coherente a largo plazo”.

Sachs también indicó que en la sociedad actual “salen muchas ideas tontísimas de Twitter que crean ansiedad” y llamó a no dejar que “nos vuelvan locos” porque son efímeras y considera que hay que trabajar conjuntamente y pensar a largo plazo.

Durante su intervención también ha refirió a la crisis medioambiental global, algo que “no es nuevo en sentido literal”, pero lo novedoso es que se está actualmente ante una generación que utiliza muchos recursos y que “puede destrozar el planeta”.

“Esta crisis es muy difícil de gestionar. Son muy pocos países los que se lo están tomando en serio”, apuntó el economista.

Explicó que China tiene un poder adquisitivo tan grande que sola “puede destrozar el clima”, por lo que el catedrático considera necesario que el resto de países coopere estrechamente con este gigante oriental.

Sachs también se refirió a la población mundial y a la pérdida de ésta que sufre cada vez más Europa, a diferencia de África, un dato que crea “ansiedad”, pero señaló que los dirigentes deberían tener un “planteamiento constructivo”.

El economista hizo hincapié en que los gobiernos y el sector privado deben trabajar conjuntamente para que se asegure la educación de todos los niños africanos, así como poner fin a la pobreza extrema para un mundo mejor.