El sindicato de Minera Escondida acordó rechazar la última oferta presentada por la empresa en el marco del proceso de negociación colectiva y aprobó por aclamación votar ir a huelga en las votaciones que se iniciarán este sábado, de acuerdo a un documento interno al que accedió Pulso.

“Hemos concluido las diversas asambleas de socios, en donde en dos días nos desplegamos en Iquique, Calama, Antofagasta, Mina, Copiapó, Vallenar y la Serena. La asistencia de los socios fue excepcionalmente alta y allí pudimos revisar la verdadera oferta de la empresa, sin adornos”, señala el documento.

Agrega que “hemos concluido en conjunto que esta oferta rechaza hacerse cargo de temas más que importantes de los trabajadores, sino que además establece condiciones perjudiciales. No se hace cargo de reconocer el esfuerzo cada vez mayor que se nos exige y que permite a esta empresa ser la mayor y más exitosa minera del mundo. Es por ello que por aclamación y de forma contundente en todas las asambleas, los socios se expresaron por rechazar esta oferta y votar la huelga legal”

Las votación, que se inició este sábado, se extenderá hasta el 1 de agosto, pero, en caso de ser ratificada la huelga, las partes pueden pedir la mediación de la Inspección del Trabajo, lo que permitiría extender las negociaciones por 5 días, prorrogables por otros 5 días.

Al respecto el sindicato sostuvo que “nuestros próximos pasos, tras aprobar la huelga, buscarán alcanzar un acuerdo justo y razonable con la empresa. Deben ser eliminadas las condiciones perjudiciales de la última oferta y debemos avanzar en nuestros puntos principales. Ese nuevo espacio de conversación se dará si la empresa muestra un cambio de actitud, partiendo por solicitar ella los buenos oficios. Si ello no ocurre, procederemos a nuestro plan alternativo”.

En este sentido el comunicado indica que “hemos responsablemente afirmado que si nos vemos obligados a ocupar la estrategia del descuelgue, los socios descolgados podrán negociar en el plazo de 18 meses, todos juntos”.

El martes la minera operada por BHP Billiton entregó su última oferta la que incluyó una mejora en las condiciones propuestas a los trabajadores. En esta ocasión, la empresa ofreció un incremento real de 1,5% en sus remuneraciones, a lo que agregó un aumento en el total de bonos, préstamos blandos y demás estímulos desde los $15,5 millones de la vez anterior a $18 millones, aunque con una salvedad.

Esta vez, además, se incluyó una compensación por la pérdida del plan habitacional, privilegio del que los alrededor de 2.500 trabajadores gozan desde 2006 y que considera el pago de una ayuda de entre 500 UF (unos $13,6 millones y 1.000 UF para quienes compren su vivienda, de los cuales sólo se devuelven alrededor de $6 millones, mediante cuotas mensuales por siete años.

Este beneficio no ha sido utilizado por cerca del 20% de la dotación. A este grupo se le compensaría con un préstamo de 500 UF, lo que se sumará a la propuesta final. Este crédito, además, se condona al séptimo año.

Sumando este estímulo a los bonos ofrecidos, en total se llega a $31,5 millones para un quinto de la dotación de Escondida. Además, para todos los trabajadores, hayan o no hecho uso del beneficio se les otorgaría un bono de $1,5 millón, que está ya sumado dentro de los $18 millones propuestos.

Este proceso de negociación es el tercero que se da en menos de dos años, luego de que en 2017 la negociación fracasara, generándose una paralización de 44 días de las faenas de la minera, la que terminó cuando los trabajadores se acogieron a una norma que les permitía mantener el contrato colectivo por 18 meses más. Tras ello, hubo un nuevo intento de negociación anticipada en abril de este año, que tampoco logró consensos.

/gap