El Gobierno y el Fondo Monetario Internacional (FMI) confían en que la economía argentina atravesará una recesión corta y se recuperará hacia fines de este año. Pero Wall Street tiene dudas: inversores y analistas que siguen al país temen que la caída se estire y termine por jugar un papel decisivo en las elecciones del año próximo. Como nunca antes desde que Mauricio Macri asumió la presidencia, el humor respecto de la Argentina parece opaco. “No está fácil”, dice un ejecutivo de un fondo de inversión. “La situación está complicada”, coincide otro directivo de otra firma. “Lo vemos con preocupación. Los números hablan de una recesión duradera”, apunta un analista de un banco de inversión.

Las principales dudas entre inversores y analistas son qué profundidad tendrá la recesión y cuánto durará; cuánto vigor tendrá la reactivación, y, sobre todo, cómo jugará la economía en el escenario político cuando Mauricio Macri busque la reelección el año próximo.

/psg