Sentado frente a los Moai en Isla de Pascua no puedo dejar de pensar en que no solo son “siglos los que nos contemplan” sino que. además, estos gigantes de piedra, rodeados de mitos y realidades, nos enseñan que toda circunstancia hay que mirarla desde una perspectiva distinta a la sola contingencia.

No estará, mi suspicaz lector, pensando que esta pluma plagia desfachatadamente lo que dijo Napoleón cuando vio las pirámides de Egipto… (Por favor, -ni en broma- es mera coincidencia).

Lo que sí es real, es que desde la maravillosa Rapanui, aislado -literalmente- del ruido ambiente de nuestra contingencia, del tóxico smog de dimes y diretes de los actores públicos, así como del frío y gélido mundo de la política… se aprecia que: lo que mejor define nuestra realidad política es que, producto de una imprudente seguidilla de hechos, se “está estirando demasiado el elástico” y lo que es más grave, desde todas partes.

En el sector opositor sobran los ejemplos…: los estudiantes hacen de las suyas, destruyen colegios y paralizan las clases; las minorías progresistas no se detienen con nada, ahora “vamos por el aborto libre”; la presidente Bachelet apoya a su corrupto colega Lula da Silva; políticos y académicos anti sistémicos con extravagantes tenidas desafían los ritos republicanos…

Mención especial merece la familia del presidente Frei Montalva. Tengo a la vista las declaraciones al diario ABC de España (10 de octubre 1973, página 28) donde el propio Frei Montalva, sin que nadie se lo pidiera, reconoce que “los militares han salvado a Chile…, la guerra civil estaba preparada…, los militares cumplieron con su obligación legal…”, suma y sigue.

Cabe preguntarse entonces… ¿no será que “los herederos de esta realidad” quieren tapar la verdad volviendo sobre la pantomima de que su progenitor fue “víctima de la dictadura”, o es la búsqueda inescrupulosa de jugosas compensaciones económicas?

En esta revisión de actuaciones que se apartan de los problemas reales de la gente, y para ser justos, debemos reconocer que el gobierno no lo hace nada de mal… ¿cómo hacerles ver que respetar a las mayorías, no es lo mismo que seguir a las encuestas…? ¿Se les olvidó que las encuestas últimamente se han equivocado?

El asunto es muy simple…: El gobierno debe honrar sus compromisos, debe dejar de adoptar medidas reactivas producto de presiones, debe volver sobre los pilares de su programa y hacer lo que prometió.

¿Cómo se entiende que Gendarmería, un servicio dependiente del Ministerio de Justicia, haya autorizado “entre gallos y medianoche” al Machi Celestino Córdova, condenado a 18 años por el asesinato del matrimonio Luchsinger-Mackay, para salir de la cárcel y renovar su Rehue, mientras el mismo organismo les niega siempre “la sal y el agua” a los militares privados de libertad que, como dice Frei Montalva, salvaron al país de una guerra civil?

Concluyo… por la mágica intercesión de los Moai que: “no hay que ser muy sagaz para darse cuenta de que en materia política se “está estirando mucho el elástico” y lo que es más grave se están incumpliendo los compromisos”.

/Columna de Cristián Labbe para Diario Chile