La gran semana de Nicolás Jarry en Hamburgo lo dejó al borde del Top 50 en el ránking mundial y le garantizó no salir del Top 100 durante 2018. Los 180 puntos que consiguió por alcanzar las semifinales en el certamen alemán lo hicieron escalar hasta el puesto 51 del mundo con 969 unidades, seis menos que Matthew Ebden, el actual 50 del orbe.