El gobernador de Durango, en México, José Aispuro, confirmó que no se registran fallecidos tras la caída de un avión comercial de Aeroméxico. El aparato apenas alcanzó a volver cinco minutos después de despegar y se precipitó a tierra por razones que aún se investigan.

Las autoridades estatales conformaron que en la aeronave que viajaba rumbo a Ciudad de México iban 101 personas: 97 pasajeros y cuatro tripulantes.