El presidente Donald Trump analiza imponer aranceles de 25% sobre importaciones chinas por 200.000 millones de dólares, pese a que había amenazado que esa tasa sería del 10%, en el marco de un pulso comercial con Beijing, informó este martes The Washington Post.

Tras imponer aranceles a la importación de lavadoras, paneles solares, acero y aluminio, 34.000 millones de dólares en productos chinos, Washington anunció el 10 de julio una nueva lista de bienes a ser gravados, que representan unos 200.000 millones de dólares.

Amenazó con una tasa de 10%, pero ahora planea un gravamen de 25%, informó el diario, que cita una fuente anónima.

Los mercados se mostraron calmos el martes, con la esperanza de que se reanuden las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China.

Según Bloomberg, representantes del secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, y el viceprimer ministro chino, Liu He, están en conversaciones para retomar las negociaciones.

En 2017, Estados Unidos registró un déficit comercial de 376.000 millones de dólares con China, que está decidido a reducir.

Además, Washington acusa a Beijing de robo de propiedad intelectual cuando firmas tecnológicas estadounidenses se asocian con empresas chinas para hacer negocios en ese mercado.

El presidente republicano amenazó recientemente con gravar todas las importaciones chinas, que representaron más de 500.000 millones de dólares en 2017.

De Donald Trump y Xi Jinping depende el alcance que tendrá el conflicto comercial entre Estados Unidos y China.
De Donald Trump y Xi Jinping depende el alcance que tendrá el conflicto comercial entre Estados Unidos y China

/psg