La Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos mantuvo este miércoles sus tasas de interés pero destacó la solidez de la mayor economía mundial y señaló la posibilidad de un nuevo aumento del costo del crédito.

El mercado financiero ya espera un aumento de las tasas en setiembre pero la decisión de la Fed fortalece también la posibilidad de un cuarto incremento en diciembre.

Las tasas de interés permanecerán en el actual rango de entre 1,75% y 2%, como esperaban los analistas.

En su comunicado tras dos días de análisis, el comité monetario de la Fed (FOMC) consideró que la actividad “progresa en fuerte ritmo”. Apuntó que el consumo, pulmón de la economía estadounidense, “aumentó sólidamente”.

Esos dos cambios semánticos en relación al comunicado de su reunión de junio, que ya diseñaba una panorama optimista, deberían ser interpretados por los mercados como señales de un aumento de las tasas en la reunión del FOMC prevista para el 26 de setiembre.

La Fed repitió que espera que “futuras alzas progresivas” de las tasas acompañarán “una sostenida expansión de la actividad económica”.

El comunicado no dice ni una palabra sobre los eventuales perjuicios que provocarían las conflictos comerciales internacionales e insistió que considera que los riesgos están “equilibrados”.

El crecimiento del PIB de Estados Unidos alcanzó en el segundo trimestre una tasa de 4,1% por primera vez en cuatro años a consecuencia de las rebajas de impuestos instaurada en diciembre por Trump para estimular la economía.

La tasa de desempleo, que se mantiene “baja” según la Fed en 4%, podría haber caído a 3,9% en julio, según analistas. Los datos laborales oficiales se conocerán el viernes.

La Reserva Federal se felicitó de que la inflación se mantenga “en torno” a su meta de 2,0%. El índice inflacionario PCE, el que prefiere la entidad, mostró que, en ritmo anual, los precios subieron 2,2% tanto en junio como en mayo.

/psg