“La tierra que engendró la papa del supermercado“. De esta forma la revista The Economist describió la importancia de la papa chilota en el mercado mundial, dedicando un reportaje exclusivo al cultivo del tubérculo en la isla.

La revista destaca que, si bien los científicos calculan que la papa se originó en los Andes peruanos, las variedades peruanas de papas necesitaban 12 horas constantes de luz solar. Denominada ahora como “papas de día corto”, esta cepa no logró establecerse por la situación climática de Europa.

De esta forma, relata The Economist, los agricultores de Europa se pasaron a las especies de “días largos”, las papas chilotas. El reportaje agrega que gracias a su microevolución y reproducción selectiva, la variedad nacida en Chiloé se convirtió en las papas comunes que se ven en los supermercados de todo el mundo.

“Las 286 variedades de papa nativa de Chiloé vienen en una variedad de colores vibrantes y formas desconocidas, con cuerpos arrugados, nudos bulbosos e interiores con manchas que se asemejan a camisas teñidas. Es como si la papa se hubiera disfrazado de circo”, destaca el reportaje.

La revista agrega que hoy la mayoría de las papas se cultivan en Europa y Asia, con China, India y Rusia siendo los tres principales productores. Sin embargo, dice The Economist, más del 90% de las variedades modernas de papa que se cultivan en todo el mundo se remontan a la papa chilota.

/psg