El relevamiento de expectativas del mercado muestra que los analistas proyectan una inflación de 31,8% para este año. Es un incremento con respecto a la misma estimación realizada en junio, que daba un 30%. El pronóstico está contenido en el relevamiento de expectativas (REM) que mensualmente difunde el Banco Central.

Sin embargo, la medición también refleja que disminuyó levemente la expectativa de inflación para los próximos 12 meses. En junio, se la ubicaba en 24,2% para ese período y ahora se la cifra en 23,7% durante ese lapso.

Los analistas observan un 2,4% de inflación para agosto y un 2% mensual durante septiembre y octubre. Entre noviembre y enero de 2019, habría un descenso el alza sería del 1,8%.

Estos pronósticos son el promedio del trabajo de 52 participantes. De ese total, 34 son consultoras y centros de investigación locales, 14 son entidades financieras que están en el país y hay cuatro analistas extranjeros.

“Tras un aumento transitorio, se espera que la inflación núcleo caiga hasta 1,6% mensual también en noviembre y se mantenga en ese nivel hasta enero de 2019”, destaca el Central. La inflación núcleo es la que no tiene en cuenta a las tarifas.

Para los próximos 24 meses, la expectativa de inflación es de 17,1%, lo que representa una caída del 0,4% con respecto al REM anterior.  Para 2019, el alza del costo de vida estaría en torno al 20,6%, lo que incrementa un 0,4% respecto del REM anterior. El número del 20% está en línea con lo destacado por el presidente Mauricio Macri y sus ministros.

“Para 2020 la variación prevista para el nivel general de precios se mantuvo en 15%. La inflación núcleo estaría en torno al 14%, un 0,5% más que en la medición anterior”, destaca el Central.

Los participantes del REM proyectan una caída del Producto Interno Bruto (PBI) para 2018 de 0,3%. Eso implican un menor crecimiento de 0,8% respecto del relevamiento previo. “El ajuste obedece a una contracción de la actividad económica mayor a la pronosticada en la encuesta anterior, dado que no se redujeron las previsiones de la variación del PBI para el tercer y cuarto trimestre del año”, sintetiza el Central.

El crecimiento de la economía durante 2019 estaría en torno al 1,5%. En la medición anterior, era un 1,6%. Lo relevado para 2020 se mantuvo en 2,5%.

Durante agosto, se mantendrá la tasa de política monetaria vigente a la fecha de cierre del relevamiento, con un número cercano al 40%. Recién hacia adelante avizoran un sendero de reducción gradual.

Esperan que cada dólar se compre con $ 28,2 durante agosto, lo que representa una caída con respecto a la cotización anterior, donde calculaban que se requerirían $ 28,9 por cada billete estadounidense. Para septiembre, creen que el dólar estará en $ 28,7, también una baja con respecto a los $ 29,2 que suponían en junio.

El dólar se irá fortaleciendo frente al peso a un ritmo de entre 50 y 60 centavos mensuales, según el REM. En junio, se esperaba que cruce la barrera de los $ 30 por dólar en noviembre, mientras que ahora creen que ese mojón se atravesará hacia diciembre.

/psg