A medida que los niños crecen y empiezan a explorar el mundo, es natural que los padres se preocupen por cómo interactúan con su entorno y la forma en que obtienen la información. Esto porque muchos de ellos hoy son capaces de relacionarse con la tecnología y navegar instintivamente por el contenido, con una mínima ayuda de los adultos. De hecho, uno de los regalos más frecuentes para cumpleaños, navidades y el día del niño, es la tecnología.

Si bien contar con habilidades digitales es una aptitud necesaria, también genera una preocupación por saber a qué tipo de contenido están expuestos, ya que si logran acceder a Internet, las restricciones de ahí en adelante son escasas. Es por eso que Samsung Electronics Chile junto con la consultora Fieldwork, realizaron un sondeo para conocer cuáles son los dispositivos que más utilizan los niños y qué es lo que hacen con ellos, además de preguntarle a los padres de qué forma controlan el contenido al que acceden sus hijos.

En el estudio participaron más de 700 personas entre 25 y 50 años de edad, todos padres de niños entre 1 y 12 años, y éstos son sus principales hallazgos:

Solo un 7% de los padres impide que sus hijos se conecten a Internet

Para un 68% de los entrevistados, el primer dispositivo móvil que le obsequiaron a su hijo fue un tablet, y la razón principal para regalar, entregar o ceder este equipo es que los hijos se lo pidieron (26%), seguido de cerca por la importancia que le dan los padres a  que los niños comiencen a relacionarse con la tecnología (22%) y como una forma de comunicación entre ellos (19%).

Un 64% de los hijos de los entrevistados tiene al menos un tablet o un Smartphone personal, y el 36% restante utiliza los dispositivos de sus padres. A pesar de la edad, solo un 7% de los padres impide que sus hijos se conecten a Internet. Incluso, un 27% señala dejar a libre disposición este recurso a sus hijos de 1 a 4 años durante el fin de semana, cifra que se eleva a medida que van creciendo, llegando a un 36% para niños entre 9 a 12 años.

 ¿Cómo controlar el contenido al que acceden?

Al ser consultados por la forma en que ejercen control sobre los contenidos que ven sus hijos, 81% de ellos señaló que están constantemente supervisando lo que sus hijos ven o juegan, un 37% de los encuestados supervisa lo que el niño descarga y un 20% utiliza alguna aplicación de control parental. Sin embargo, apenas un 39% de todos los encuestados sabe que existen aplicaciones para ejercer ciertas restricciones, y que están incorporadas en los celulares o tablets.

En cuanto al uso que los menores le dan a sus tablets o Smartphones, el estudio de Samsung Electronics Chile y la consultora Fieldwork concluyó que la gran mayoría los utiliza para ver videos, películas (74%) y juegos en aplicaciones (63%), disminuyendo el uso de aplicaciones educativas con la edad.

Teniendo en cuenta esto, a un 98% de los entrevistados les gustaría que los dispositivos móviles incorporen una categoría de aplicaciones para ejercer control. Dentro de las principales funciones que los entrevistados valorarían en este tipo de apps de control parental, al 79% le gustaría poder configurarla para bloquear automáticamente la descarga de contenido inapropiado; 68%  que sólo permita descargar contenido acorde a su edad; 63% poder hacer seguimiento de la ubicación de su hijo; y 61% poder configurar el equipo con horarios de uso.

Aprendizaje y seguridad

Justamente pensando en esta preocupación de los padres, y también considerando las necesidades de los niños, Samsung Electronics diseñó Kids Mode, una interfaz de usuario simplificada especialmente para los más pequeños, donde destacan entornos con colores intensos, botones grandes y controles sencillos, que les permiten navegar por los medios digitales de forma segura, mientras los adultos se despreocupan al saber que sus hijos interactúan solo con contenido apropiado para su edad.

Su funcionamiento es simple, después de descargar e instalar la aplicación, los padres pueden configurar un PIN y un perfil para su hijo y seleccionar diferentes controles y restricciones para cada uno. A ello se suma que también pueden limitar el tiempo que un niño pasa en el dispositivo diariamente y controlar su actividad.

¿El resultado? Navegación segura, que fomenta el aprendizaje a través de contenidos especializados, como matemática, lectura, idiomas o colorear, en una amplia variedad de más de 2.500 aplicaciones. Además, para evitar que se realicen compras involuntarias, las descargas están protegidas y deben autorizarse con el código PIN de los padres, al igual que el bloqueo de la tecla Home, que imposibilita a los niños salir del Kids Mode.

De esta forma, no importa si este Día del Niño uno de los regalos más esperados por los más pequeños de la casa son los dispositivos electrónicos, ya que gracias a las opciones de control parental, los padres pueden sentirse seguros del contenido al que acceden sus hijos, para que así ellos solo se preocupen de disfrutar su obsequio.

/psg