Con cierta suspicacia recibieron en el mundo parlamentario el anticipo de la propuesta que el gobierno habría entregado a la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) de reajustar entre $60 mil y $72 mil el salario mínimo en un plazo de 4 años, dependiendo de los niveles de crecimiento de cada año.

Desde el oficialismo recalcan que si bien no han conocido los números, respaldan la idea de plurianualidad bajo parámetros objetivos, mientras que en la oposición las señales van desde una negativa rotunda a la idea hasta una pequeña apertura de puerta.

“Es buena la idea de la plurianualidad, porque permite a las empresas, sobre todo a las pymes planificarse al saber con antelación cómo vendrá el mínimo. Y en el hecho de que esté ligado al Producto Interno Bruto (PIB) hay un sentido de justicia de que los frutos del crecimiento lleguen primero a quienes ganan menos”, indicó el diputado Guillermo Ramírez (UDI), integrante de la Comisión de Hacienda.