Rebeca Naranjo, pareja de «Nano» Calderón, relató los supuestos abusos sexuales cometidos por Hernán Calderón en su contra y por los que presentó una querella. Los hechos habrían ocurrido en la casa del acusado.

En entrevista con Bienvenidos, la joven aseguró que «nunca teníamos contacto, porque él se iba muy temprano a trabajar y llegaba en la noche».

«En febrero, él estaba de viaje y me llamaba mucho. Yo siempre lo pensé como un padre preocupado que quería saber de ‘Nano’. Nunca lo tomé como algo incómodo», indicó.

Luego de relatar dos episodios en los que se habría sentido vulnerada, Rebeca le contó sobre estas situaciones incómodas a una amiga. Incluso, decidió abandonar el domicilio.

«Iba en camino donde mi hermana y el señor Hernán me llamaba, yo no contesté. Yo siempre tuve miedo de que no me fueran a creer, que me fueran a cuestionar. Él me escribe por mensaje y yo le miento diciendo que tenía el celular en mi cartera. Yo decido dormir donde mi hermana, pero luego regreso al departamento porque tenía miedo de contarle a ‘Nano’ la verdad», explicó.

«Yo sentía que tenía que salir de este departamento, simplemente no encontraba la justificación para que ‘Nano’ me fuera a creer», añadió.

Discusión

De acuerdo a Rebeca, el hecho más grave ocurrió en mayo pasado, minutos antes de hacer un asado junto a «Nano». «Tengo una discusión con ‘Nano’. ‘Nano’ se va a su pieza y yo duermo en la pieza de al lado. Él (Hernán padre) viene caminando, me arropa, se sienta al lado de la cama y me pregunta cómo estaban las cosas con ‘Nano’. Allí yo le respondo cómo me sentía y ahí empieza a hacerme cariño. Me empieza a hacer cariño por el cuello y toca mi pecho. Me sentí mal, cochina, mal», aseguró.

Consultada sobre por qué tardó en dar a conocer los hechos, Rebeca explicó que «sé que es una persona poderosa y tengo miedo de que quizás me cuestionen, que digan que es mentira, pero una mujer no podría mentir con algo de este tipo».

¿Por qué no le contó a su pareja? «Nunca le conté porque siempre tuve miedo de que quizás no me fuera a creer, de cómo iba a reaccionar sobre esta situación», añadió.

Fotografías

«En una oportunidad yo estaba en la cocina, con una polera de Nano, y (Hernán padre) me tomaba fotografías con su celular. Ya fue tanto, tanto, que de verdad me sentía desesperada. Eso siempre lo supo mi amiga», contó la joven.

Cuando al fin decidió tomar sus cosas e irse del departamento, Hernán Calderón le habría explicitado sus intenciones. «La asesora del hogar baja al estacionamiento a buscar un carro para ayudarme a bajar las cosas, él allí me agarra por el brazo y me dice ‘yo quiero que tú seas mía’», relató Rebeca.

Finalmente, decidió contarle su verdad a «Nano». «De tanto insistirme para que volviera al departamento, ahí yo me llené de valor y le dije que a ese departamento no podía regresar. Me preguntó ‘¿qué paso con mi papá?’, le dije que al día siguiente iría por allá, que era mejor que nos encontráramos en persona y yo le iba a contar. Coordinamos la hora, llego al estacionamiento de visita y yo hablo con él. Yo noté que quizás ‘Nano’ ya tenía algo en cuenta. Al contarle traté de disfrazar las cosas y no le conté mayor detalles. ‘Nano’ me suplicó que le dijera si el papá me había tocado y yo siempre le mentí. Ahí ‘Nano’ sube al departamento, yo lo esperé abajo, no me dejó hablar y me fui donde mi hermana», continuó.

Ataque

Con el correr de las semanas, llegó el día del ataque. «El día de los hechos ‘Nano’ me pidió el teléfono y yo se lo entregué. Ahí vio los mensajes», detalló Rebeca, sobre el momento en que Hernán Calderón hijo habría decidido encarar a su padre y agredirlo con un arma blanca.

Sobre el hoy imputado, la joven aseguró que «es un niño que se ha criado sólo, conmigo ha llenado el vacío que ha tenido en su infancia (…) Se tiene que saber la verdad de por qué ‘Nano’ reaccionó de esa manera. Yo no he tenido contacto con él desde el 11 de agosto».

/psg