“Soy parte de las generaciones de Oficiales que le toco vivir el periodo más difícil de la historia del ejército. Ingresamos a La Escuela Militar para defender al país de una agresión y no para violar DD.HH., ni dar golpes de Estado, somos los olvidados de los políticos y de la sociedad de los años 60, ya que vivíamos con sueldos de hambre, armamento y vestuario de baja, Oficiales y Sub-oficiales trabajando de taxistas o nocheros y unidades miserables.

Entre los años 72 y 73 conocimos de grupos armados destruyendo Santiago, graves amenazas contra Ministros de la Corte Suprema; fundos, parcelas y empresas tomadas; huelgas de transportes, en el comercio, en hospitales y tomas universitarias; discursos incendiarios de políticos llamando al pueblo y a nuestros Sub-Oficiales a tomar las armas, conocimos de la utilización de nuestros Comandantes. en Jefes y Generales por parte de la U.P., con designaciones como ministros o interventores, situación que los hizo impopulares entre nosotros.

Siendo jóvenes Oficiales empezamos a recibir críticas porque, no nos tomábamos el Gobierno, que nos convertíamos en un país comunista, que la Patria se moría, la guerra civil venía y nosotros encerrados en los cuarteles .

En esa época el país se dividió, con una violencia sin límites , nuestro Comandante. en Jefe, Gral. Prats, que no era popular en la institución, renuncia en agosto y el 11 de septiembre finalmente se produce el pronunciamiento militar. De ahí en adelante fuimos catalogados de héroes por muchos que hoy nos desprecian y por otros que hoy “están millonarios y nos ignoran”. Fuimos los subalternos de Pinochet y Forestier cuando pusimos el pecho frente a Perú el año 74 y evitamos una guerra metidos dentro de las trincheras y hoyos el 78 frente a Argentina.

Millones aplaudían la masificación de las universidades privadas, el modelo económico y la construcción de la carretera austral. En el gobierno militar mueren acribillados muchos camaradas de armas como el Gral. Urzúa, Intendente de Santiago, otros como el Coronel Roger Vergara, director de la Escuela de Inteligencia y el Tte. Carevic de la CNI despedazado por desactivar una bomba terrorista, entre muchos otros, antecedentes que hoy no interesan a nadie.

Junto con lamentar el sufrimiento de familias chilenas por graves enfrentamientos y también errores cometidos hace cerca de 40 años, señalo que hoy somos testigos de desfiles de ex-militares a los tribunales, otros que se han quitado la vida, viudas de militares asesinados llorando en silencio con cero indemnización, Generales, Oficiales y Sub-Oficiales encarcelados, Oficiales que llevan más de 20 años privados de libertad.

La crítica y descalificación hacia nosotros es el punto de unión de muchos y pareciera que todos los problemas del país se arreglan criticándonos y condenándonos; “nos odian”, somos parte de una campaña en contra sin límites, somos los olvidados , criticados, desprestigiados , acusados , procesados y condenados de Chile., por lo que yo me pregunto: ¿”dónde están” los políticos y civiles que incendiaron el país y los que pidieron y rogaron por el Golpe ?”.

Ojala la clemencia que llegó a otros chilenos llamados terroristas, por asesinar a militares, también se de con nuestros camaradas de Armas en desgracia, Dios lo quiera.”
René Norambuena Véliz
General de la República de Chile