El partido entre Deportes Valdivia y Santiago Wanderers, donde los sureños golearon 4-1 por la Primera B, dejó dos marcas increíbles en materia de penales.

El árbitro Patricio Blanca sancionó cuatro tiros penales en un tiempo, algo que no pasaba hace 18 años en el fútbol profesional chileno. En la primera etapa, Germán Lanaro de Valdivia anotó los tres lanzamientos, en los minutos 3, 6 y 24. El cuarto tiro favoreció a los caturros, pero el arquero Diego Figueroa se lo tapó a Luis ‘Larry’ Valenzuela.

La última vez que se cobraron cuatro penales en una etapa fue el 19 de marzo de 2000, en el choque entre Huachipato y Osorno por Copa Chile. El juez Eduardo Poncelos sancionó todos en el segundo tiempo. Mauricio Soto marcó los dos primeros para los lecheros (67′ y 73′), mientras que Luis Ceballos (76′) y Jorge Toledo (82′) anotaron desde los doce pasos para los acereros, que ganaron 5-3 en el estadio Las Higueras.

Lo de Germán Lanaro y sus tres goles de penal también tiene una marca destacada. Un jugador no marcaba tres veces bajo ese expediente en un partido desde el 14 de marzo de 2009, cuando el argentino Juan Manuel Quevedo anotó un triplete por Palestino ante Universidad de Concepción por el Apertura en el Municipal de La Cisterna. Marcó a los 32′, 44′ y 55′.

Y para encontrar un jugador que haya marcado tres goles de penal en un tiempo en el fútbol chileno, hay que remontarse al 26 de marzo de 2006. Fue por la Primera B, cuando el brasileño Alan Monegat de Fernández Vial anotó un hattrick desde los once metros a Osorno en Collao, en los minutos 54, 64 y 77. Los vialinos ganaron 4-2 ese encuentro.