Este lunes, un día después de que sus hijas publicaran una carta defendiéndolo y una semana después de la publicación del reportaje de The Clinic que daba cuenta de diversas acusaciones de acoso y maltrato laboral, Fernando Villegas dio su primera entrevista en vivo y en directo

En ella abordó lo ocurrido desde el pasado lunes y cómo enfrentará el futuro tras su salida del diario La Tercera y de Radio Agricultura. En Radio Touch aprovechó de anunciar que próximamente lanzará su propio medio de comunicación, donde -con más libertad- cumplirá la misma labor que antes.

Con respecto a las acusaciones, aseguró que el The Clinic buscaba verlo caer. “Les molesta que he sido exitoso”, asegura.

El Dínamo recopiló las mejores frases de Villegas en lo que fue su primera aparición pública tras estallar el escándalo.

“Llevo muchos años en comunicaciones y en mi vida había visto una maquina de odiosidad, de inequidad y de miseria, el tamaño, la manera en que lo hicieron, el vuelo que tomó”.

“En primera instancia pensé que un día en la reunión de pauta de la revista The Clinic, tenían que decidir a quién crucificamos en el siguiente número. Siempre en sus ediciones cuelgan a alguien, es el estilo de esa revista. A alguien se le ocurrió Fernando Villegas, total a ese tipo lo hemos jodido antes (…) Yo nunca respondo a esas cosas, así que en cierto sentido soy un blanco fácil. Uno se imagina a alguien diciendo ‘por qué no agarramos de nuevo a Villegas’. Soy un personaje particularmente detestado en los círculos del progresismo, pero luego uno empieza a ver y a enterarse del grado de detalle de planificación que tuvo esto y empiezo a pensar que hubo algo más que una reunión de pauta donde se dijo ‘jodamos a Villegas’”.

“Esto es tan grande, tan malicioso, tan letal porque alguien quiso liquidarme completamente. La cosa era destruirme completamente, que yo perdiera mis pegas, cosa que lograron”.

“Aquí se trataba de sacar a una persona que ha sido uno de los más duros contra el progresismo”.

“Esto no parte de una sala de redacción, hay varias teorías conspirativas pero me hace sentido que esto está planeado”.

“Capaz que se hayan inspirado en la famosa Doctora Cordero que lleva años o llevaba, porque dice que no lo va a hacer más, en ir a programas donde y en muchos siempre sacaba la misma historia que yo le había mirado los senos. Se creó un molde”.

“Llevo más de 25 años y me he ganado una cantidad de enemigos enorme (…) Les molesta que yo he sido exitoso, eso es un hecho”.

“Si tú miraste a una niña eso se convierte en una invitación a entrar a una pieza cerrada. Si tú le dijiste algo se transforma en un insulto… Si echaste la talla, se transforma en un ataque a la dignidad femenina”.

“Junta el deseo de sacarme del medio, junta la pica que siempre me han tenido en esa revista. Junta eso y tienes una tormenta perfecta, hecha de decires”.

“No puedo probar nada de algo que no existe”.

“Si te defiendes, cómo demuestras que algo no se hizo (…) Te tiene atrapado y te quieren destruir”.

“Yo esto lo veía venir, tenía una sensación clarísima que tarde o temprano que este mundo, llamémoslo progresismo, los que estuvieron con Bachelet (…) que todo ese mundo de algún modo iba a entrar a esta clase de concertación tácita para reventarme. Lo veía venir, no sabía dónde iba a estallar, pero lo sentía. Se lo advertí a mi familia”.

“Puedo aguantar esos golpes y esperar que se cabreen y que el día de mañana encuentren a otro para poner en la picota”.

“En el diario La Tercera no se demoraron ni cinco minutos en echarme, se hicieron eco de toda esta cosa por lo que implícitamente, tácitamente, la avalaron”.

“Es bastante grato que hay gente que no se compró este paquete, hay otras que yo creía que eran más o menos inteligentes y que se lo han comprado tal cual. Uno tiene que reevaluar a esas personas, su inteligencia”.

“Agradezco mucho el apoyo de la gente, gente que no conozco”.

“Quiero sacarle provecho a esta cuestión, verlo como una oportunidad, una oportunidad bien maligna”.

“Yo me crié en la cultura de los años ’60-’70, donde piropear era una cosa de todos los días en lo que incurrían todos los hombres”.

“Nunca me he considerado que soy víctima del movimiento feminista”.

“Estoy interesado en el futuro”.

“No vale la pena. La gente que te odio no escucha ningún argumento”.

“Primero, segundo y tercero son mi familia. Mi señora, mis hijas, mis sobrinos, ellos han estado conmigo a fondo. El resto, algunos han dicho que te apoyan, otros me han enviado un mail”.

“¿Crees tú que un programa va a terminar por una persona? La cosa era romperme las pelotas como fuera”.

“Para mí es más importante el futuro que este alud de mierda que me han tirado”.

“Aunque fuera cierto como lo pintan, mi lascivia, a quién le importa eso. Qué le importa al país que soy alguien lascivo, qué efecto tiene en la política, en la economía… Que fulano de tal le echa piropo de tono subido delante de una mujer. Mujeres adultas, si no trabajan cabras chicas en la TV”.