Una de las primeras decisiones que barajó, al ser nombrado ministro de Desarrollo Social, fue irse a vivir a La Araucanía. Sin embargo, los planes de Alfredo Moreno no pudieron concretarse, puesto que en Santiago eran varias las áreas que debía enfrentar desde su cartera.

“Me parecía que para poder enfrentar lo que había que hacer era irse a La Araucanía, concentrarse en eso, conversar con todos, aprender de todos. Y luego tener las mejores soluciones a partir de ahí. Eso no fue posible, porque hay muchas otras responsabilidades”. Esta es una de las confesiones que realiza el ex canciller a “El Líbero”, en la entrevista: “¿Te atreves con Joe Black?”, una nueva sección de conversación con el columnista de “El Mercurio”.

Si bien la idea de trasladarse de la capital rápidamente se disipó, el secretario de Estado asegura que pasa una semana al mes en la región. “Dedicado a aprender”, dice.

Algunas de las preguntas abordadas en la conversación, en su despacho en La Moneda:

Joe Black: ¿Cuál es su mayor miedo?

Alfredo Moreno: Que el miedo a uno lo inmovilice, que el miedo haga imposible tomar los desafíos o ser lo suficientemente valiente para enfrentarlos como se debe enfrentar, para hacer lo que uno tiene que hacer. Aunque eso tenga costos políticos, en este trabajo, o en otras circunstancias de la vida.

Joe Black: ¿Es una gran negociador?

Alfredo Moreno: Creo que mis principales cualidades está en tener sentido común, siempre trato de pensar cuál es la situación de la otra persona que tengo al frente. La otra cosa que me ha ayudado en la vida es que soy muy concentrado, puedo estar en un tema y olvidarme de todos los otros por un rato. Eso me ha ayudado en poder avanzar en temas muy diversos… no es que yo sea tan buen negociador ni tan inteligente.

Joe Black:  Se dice que “mientras más conozco a los hombres más quiero a mi perro”. ¿Le pasa que mientras más conoce a los políticos más quiere a sus caballos?

Alfredo Moreno: Me parece que la política es algo muy noble, jamás tendría frente a eso esa expresión. Pero debo decir que también hay pequeñeces en la política y hay momentos duros, sin duda, y que uno tiene que pasar por ello.

Me gustaría ser recordado por las cosas que uno logra”.

Durante la conversación, el ministro es enfático en descartar su carrera presidencial. “No he sido nunca candidato. No soy ahora ni tampoco voy a ser”, afirma. Subraya que no tiene una carrera política y que “quizás por eso a las personas les cuesta creer que esa no es mi intención”.

Agrega, también, que le gustaría ser recordado “por la cosas que uno logra”. Y marca la diferencia entre su antigua cartera, Relaciones Exteriores, y su actual cargo. La Cancillería, dice, siempre es “recordada per se”, a diferencia de Desarrollo Social que, por ser un ministerio más nuevo “lo que haga el ministro hace mucho más el cargo”.

El ministro destaca la lectura que el Ejecutivo ha hecho en estos cinco meses. Señala que la percepción de la gente “es de un gobierno que funciona, que está preocupado de los verdaderos intereses de las personas”. Ante la pregunta de Joe Black sobre la luna de miel de la administración y el electorado, afirma que “son relativamente breves, duran un tiempo, pero se acaban. (…) Ya no estamos en los momentos iniciales, tampoco llevamos tanto tiempo, pero ya hay unos meses. Se supone que los equipos tienen que estar afiatados y que los equipos tienen que funcionar”.

Entrevista completa del ministro Alfredo Moreno:

/gap