Según informa el diario argentino “El Clarín”, Amado Boudou fue declarado culpable por delito de cochecho y negociaciones incompatibles con la función pública en la causa Ciccone. Tras esto, el tribunal ordenó la detención inmediata del ex vicepresidente de Cristina Fernández.

La condena incluye una multa de poco más de 2 millones de peso chilenos y la inhabilitación de por vida para el ejercicio de cargos públicos. Al mismo tiempo, el ex  dueño de la empresa involucrada, Nicolás Ciccone, fue condenado a  4 años y 6 meses de  prisión domiciliaria.

El ex vicepresidente se declaró víctima de una persecución por haber querido “transformar la realidad” del país y aseguró que la acusación de cochecho “no tiene ningún asidero ni ningún vínculo con la prueba porque no existió”.

El caso comenzó cuando el ex brazo derecho de Fernandez se adueñara de la Calcográfica Ciccone, la mayor imprenta de Latinoamérica, capaz de fabricar dinero, acciones, título, cheques y fichas de casino. Es decir, planearon que la impresión del papel moneda del Estado pasara a manos privadas.

Boudou ya había sido  detenido 70 días por enriquecimiento ilícito.