Pocas horas duró entre los parlamentarios de la oposición de la comisión mixta que revisó el proyecto de ley de identidad de género la satisfacción de haber despachado el lunes la iniciativa.

Fue ayer en reunión de comité que la Secretaría de la Cámara de Diputados manifestó su inquietud respecto del acuerdo que se fraguó en la mixta para votar de forma separada las disposiciones de quórum calificado del resto del articulado, con el fin de no poner en riesgo la aprobación de la ley que lleva más de cinco años en trámite.

Lo anterior, porque con el objetivo de incluir a los menores de 14 años en la normativa, los parlamentarios de oposición instaron al resto de la mixta -contrario a lo que ocurre usualmente- a separar su propuesta de la del Ejecutivo, que contemplaba sólo a los adolescentes entre 14 y 18 y adultos, con el objetivo de que ambas disposiciones se incluyeran en el informe final que debe ser votado por la Sala y ver ahí cuál de los dos planteamientos lograba finalmente los 4/7 que requieren para su ratificación. Así, se concretó una situación pocas veces vista en el Congreso: que el informe de la mixta considera dos propuestas para un artículo de una ley.

El acuerdo suscrito por la mixta se basó en el artículo 50 del reglamento del Senado, el que establece que las proposiciones de los informes de las comisiones mixtas “no podrán ser objeto de indicaciones y se votarán en conjunto”, salvo que la propia instancia “hubiere propuesto, en su informe, una forma diferente de votación”.

Precisamente, fue ese punto, el que hoy puso en duda el secretario de la corporación, Miguel Landeros, quien argumentó ante los jefes de bancada y la presidenta de la Cámara, Maya Fernández (PS), que más allá de los reglamentos de ambas corporaciones, de no votarse en un mismo paquete toda la propuesta, se podría pasar por alto la Ley Orgánica Constitucional del Congreso, que establece que “no podrán ser objeto de indicaciones y, se votarán en conjunto, las proposiciones que hagan las comisiones mixtas”.

Esto pese a que el artículo 148 del reglamento de la Cámara aborda el asunto en el mismo tenor que el de la Cámara Alta, sosteniendo que las proposiciones de las comisiones mixtas “se votarán en la forma en que exprese el informe. Si en este nada se dice, se votarán en conjunto”.

En el Senado, en tanto, se mantuvieron en su postura y aseguraron que la interpretación de la Cámara en esta materia incurría en un “error”.

La presidenta de la comisión mixta, Adriana Muñoz (PPD), quien fue promotora del acuerdo en la instancia, aseguró que “el criterio que intenta aplicar la Cámara es equivocado, porque aquí se trata de una comisión a la que hemos concurrido las dos cámaras a tramitar diferencias y nosotros nos hemos apegado al reglamento del Senado que regula las comisiones mixtas”.

La pugna entre ambas corporaciones puso en alerta a los parlamentarios que integraron la instancia, quienes advirtieron que este problema de interpretación podría poner en riesgo las disposiciones de quórum calificado, es decir, tanto la de la oposición como la del Ejecutivo, quedando una norma vigente sólo para adultos, o peor aún, terminar sin ley de identidad de género.

“Si lo que se va a votar finalmente es el paquete completo el riesgo de que se caigan todos los menores de edad es muy alto. Ese fue un riesgo que asumieron aquellos que quisieron darse ese gustito”, sostuvo el diputado, Jaime Bellolio (UDI).

Mientras que el diputado DC, Matías Walker, señaló que “si la mesa determina se vote todo junto deberá procederse así. En la mixta hubo clara mayoría para incluir a todos los menores. Si los diputados de Chile Vamos quieren rechazar todo y darle la espalda a su gobierno quiere decir que nunca han creído en el derecho a la identidad de género”.

Desde el Ejecutivo, en tanto, recordaron que Justicia advirtió sobre esta complejidad en la mixta y, de hecho, solicitaron un informe a la secretaria de la comisión en esa oportunidad. “Entendemos que cada rama del Congreso deberá votar separadamente estas dos materias y consideramos que si es efectivo que el reglamento que regula el funcionamiento de las mixtas es el Senado, así es como debiera proceder (…). Eso es lo que se nos ha informado como Ejecutivo y esperamos que se cumpla”, explicó titular de esa cartera, Hernán Larraín.

Desde la mesa de la Cámara, en tanto, hoy miraban con preocupación el asunto, sobre todo, en vista de que por contener normas de rango constitucional el proyecto debe pasar por el control preventivo del TC el que podría declararla inconstitucional por forma. De hecho, Fernández solicitó un completo informe para conocer, por ejemplo, cómo se han resuelto situaciones similares en el pasado.

Con todo, la diputada PS aseguró que “entre ambas cámaras estamos conversando, existe la mejor voluntad porque lo más importante es que tengamos ley. Son muchos años que lleva esperando este proyecto y sería, desde el punto de vista ciudadano, impensable que por un tema procedimental no tengamos ley”.

Una de las alternativas que se barajan, en ese sentido, sería que la comisión mixta remita dos informes, uno incluyendo a los menores de 14 y otro que contenga la propuesta del Ejecutivo.

/gap