Francisco López participó el pasado 30 de julio en el concurso de Mucho Gusto llamado “Explosión de Lucas”. Así lo relató al programa Intrusos de La Red, donde precisó que todo “comenzó el lunes 30 (de julio). Me llamaron por teléfono y me indicaron que había sido seleccionado para el concurso de las 200 lucas. Ahí empezó todo. Me dijeron que se había caído el participante anterior. Te podemos ir a buscar y dejar”.

Sin pensarlo, el joven llegó hasta el canal, participó y se llevó 200 mil pesos de premio. Una vez finalizado, la producción se le acercó, asegurándole que “debo tener una serie de documentos para hacer valer el premio, entre eso, esencial, es la boleta de la compañía desde donde yo envié el mensaje… Debía estar pagado”.

En ese momento, López se encontraba sin trabajo, por lo que justo ese mes decidió no pagar la cuenta. El problema radica en que las bases del concurso indican que para quedarse con el dinero, dicha boleta tiene que estar cancelada.

La molestia del participante, según explicó, radica principalmente en que la producción le entregó las bases una vez que ya se había ganado la plata, por lo que empezó a insistir a través de redes sociales, a lo que dos integrantes de la producción del matinal de Mega se acercaron a él a decirle que “no empezara con la mala onda (…). Después, (Willy Parada y Paulina, ambos de la producción del matinal) me bloquearon los dos por WhatsApp”, comentó.

Yo le empecé a hablar por mensaje de texto. Y le puse a Willy, les regalo las 200 lucas. Y él me pone: ok, las gastaremos en tu nombre”, contó.

López calificó esta situación de “humillante”, puesto que él accedió a participar cuando al programa se le cayó uno de los participantes que tenía confirmado.

De parte del equipo, Luis Jara defendió el trabajo de producción: “No tengo idea, no sé. El programa Mucho Gusto es un programa que se le pega constantemente y eso nos aburre un poco”.

Según consignó BioBioChile, Mega confirmó que el premio está “a disposición del ganador”, una vez que acredite que la cuenta de su celular está pagada y que el teléfono es suyo. “El premio está ahí, la plata no se toca”, indicaron.