La particular teoría que vincula a Nano Calderón con el incendio de la residencia de Felipe Camiroaga ha sido la gran tendencia en redes sociales.

Es por ello que los biógrafos del fallecido animador de “Buenos días a todos” han ocupado distintas plataformas para referirse al tema. Cecilia Gutiérrez realizó un live en el que abordó esta teoría.

Mientras que Cristián Farías comentó el rumor a través de Glamorama.

“La biografía relata que, en el lugar del incendio, donde se encontraba el ‘Halcón de Chicureo’ y sus más cercanos cuando las llamas recién habían sido aplacadas, ocurrió lo siguiente: ‘Poco después de las seis de la mañana apareció un hombre que nadie conocía, pero que estacionó su auto al interior del terreno y se les acercó a conversar. ‘Hola, soy un vecino cooperador’, dijo. Camiroaga y su grupo de íntimos se miraron extrañados, aunque luego continuaron con la remoción de escombros’“, expuso Cristián Farías.

Según el relato de la biografía, “el desconocido intentaba entrar en conversa con Felipe, pero el afligido rostro de TVN ignoró sus palabras porque tenía sus pensamientos en otra parte”.

Felipe Camiroaga sabía el nombre del responsable

El libro expone que tras el informe del perito de la Segunda Compañía de Bomberos de Lampa, se determinó que el incendio había sido intencional, ya que “se encontraron rastros de vidrios con olor a combustible y un bidón”.

Además, se refiere al principal sospechoso, este “misterioso hombre que se identificó como hijo de una conocida artista y les llevó galletas y cigarrillos”. “La policía lo citó a declarar, pero el sujeto no asistió”, afirma la publicación.

“Con todos los antecedentes de la investigación en sus manos, y sabiendo el nombre del sospechoso con el que tuvo contacto durante la misma mañana del siniestro, Felipe tomó su decisión. No quiso entablar acciones legales porque opinó que sería un proceso ‘demasiado doloroso’”, agrega.

Cristián Farías fue tajante al dar respuesta a la teoría que vincula a Nano Calderón con el incendio de la casa del “Halcón”.

“De esta manera, cabe racalcar que el sospechoso nunca fue Nano Calderón Argandoña”, sentenció.

/psg