Israel se encuentra en alerta tras el lanzamiento anoche de más de 180 cohetes desde Gaza que causaron una veintena de heridos, algunos de ellos graves, y las autoridades han suspendido los campamentos de verano y restringido las actividades en el exterior en la zona.

Pese a la precisión de la Cúpula de Hierro, el sistema de intercepción de misiles utilizado por el Ejército de Defensa de Israel, uno de los proyectiles llegó a las proximidades de la ciudad de Beer Sheva, una de las metrópolis más importantes, donde habitan más de 200 mil personas.