Licenciada en Medicina en la U. Católica, titulada de médico cirujano en la Universidad de Chile y con más de 30 años de experiencia en la salud pública. Ninguno de esos pergaminos evitó que Gloria Burgos se convirtiera en la primera “víctima” del Ministerio de Salud (Minsal), tras el cambio de gabinete. Antes de que el Presidente Sebastián Piñera mencionara a la entonces subsecretaria de Redes Asistenciales entre las “bajas”, pocos habían escuchado el nombre de la jefa de todos los hospitales de Chile. Y ello, en parte, fue una de las razones que motivó su separación del gabinete.

Pero, una vez notificada de su salida, ese “bajo perfil” se estrelló de frente con una impensada “popularidad”, ya que en redes sociales todos preguntaban quién era Gloria Burgos. Y es que si bien el Presidente la nombró en la despedida, no entregó detalles de su cargo ni quién la reemplazaría.

Una confusión que no quedó solo ahí, ya que en primera fila de la ceremonia de cambio de gabinete estaba sentado su sucesor, Luis Castillo, quien no fue parte del proceso oficial de asunción, pero terminó declarando como nuevo subsecretario minutos más tarde. Esto, pese a que la vocera de Gobierno, Cecilia Pérez, se encargó de repetir esa tarde y a primera hora de la mañana de este viernes que Burgos seguía en su puesto y que Luis Castillo había asistido en su condición de “amigo” de La Moneda.

Gloria Burgos pasó de ser subdirectora médica de la Clínica Dávila a subsecretaria de Salud, impulsada por el propio ministro Emilio Santelices. No es militante ni tenía experiencia política, un punto que también le jugaría en contra. Cuentan en el Ministerio de Salud que no le gustaba juntarse con alcaldes ni diputados, porque no le encontraba sentido. Cuando llegó al Minsal ella dijo que sus apariciones comunicacionales debían ser estrictamente justificadas. Este hecho, sin embargo, hizo que Santelices terminara muchas veces involucrado en temas complejos, que podrían haberse manejado desde la subsecretaría. Así, Burgos nunca fue el apoyo que requería Santelices, aunque también precisan desde el gobierno que últimamente ya se estaba soltando más.

El primer día

Justamente la llegada de Luis Castillo puede interpretarse también como una forma de apuntalar a Santelices, que destaca por su gestión técnica y, en ese sentido, está bien evaluado, pero ha mostrado deficiencias políticas y comunicacionales.

El ahora subsecretario es un hombre cercano a la UDI y con marcador recorrido político. Conoce el sector que asume, ya que le tocó ser el titular de Redes Asistenciales entre 2010 y 2014, como brazo derecho del exministro del sector Jaime Mañalich.

Castillo arribó ayer al Minsal, junto con Mario Villalobos, quien ofició de jefe de gabinete del propio Santelices hasta el polémico protocolo de implementación de la objeción de conciencia de la ley de aborto. Cuando se supo que este no había sido objeto de consulta con el Presidente Piñera, en Salud decidieron pedirle la renuncia a Villalobos, quien había sido jefe de gabinete de Castillo entre 2010 y 2014. Los demás directivos de la subsecretaría pusieron todos los cargos a disposición.

Con la salida de Gloria Burgos sale también su jefe de gabinete, Rosendo Zanga, quien es experto en redes y miembro del gabinete de Mañalich durante el primer gobierno de Piñera. Pero su militancia PPD y su cercanía con Guido Girardi y Pepe Auth eran una verdadera piedra en el zapato para la derecha. De hecho, RN pidió, de forma pública y privada, en varias ocasiones su salida.

/gap