”No habiéndose dado, al interior del Tribunal, un proceso serio de restablecimiento de las confianzas y de procedimientos adecuados, inclusivos, sanos y transparentes de trabajo, no estoy en condiciones ni con voluntad de continuar desarrollando con normalidad y regularidad mis labores al interior de este órgano jurisdiccional. Por lo anterior, presento a usted mi renuncia definitiva e indeclinable”.

Con esas palabras, quien fuera fundador y presidente del organismo ambiental entre diciembre de 2014 y marzo de 2017, Rafael Asenjo, presentó el 28 de junio su renuncia indeclinable a través de una carta enviada al Presidente Piñera. Si bien en esa fecha se informaron “motivos personales” para explicar su renuncia, en la mencionada nota a la que tuvo acceso PULSO, se describen las verdaderas causales de su partida.

En la misiva de cinco páginas, Asenjo describe tres situaciones de tipo “institucional y sistemático”, relacionadas con el proceso de selección de ministros; con la creciente “politización partidista” de dicha selección; y con la que catalogó insuficiente supervigilancia externa ante arbitrariedades o irregularidades de funcionamiento.

/gap