Hace ya unos días Juan Carlos Latorre, presidente de la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA), se ha dedicado a gestionar un encuentro con la ex Presidenta Michelle Bachelet, por su nuevo rol de Alta Comisionada de Derechos Humanos en la ONU, cargo que asume el 1 de septiembre.

El objetivo del ex diputado y ex presidente de la DC es conversar con la ex Presidenta por la crítica situación que viven los opositores a los regímenes de Venezuela, Cuba y Nicaragua. Esto, porque en su rol internacional de la DC, Latorre ha jugado un rol clave en la denuncia de violaciones de Derechos Humanos en esos países. De ahí que espera abordar con la ex Mandataria la realidad que le ha tocado conocer en estos lugares. Y que la ex Jefa de Estado condene esas situaciones.

Más aún en estos días, luego de que Nicolás Maduro acusara a los diputados Julio Borges y Juan Requesens de “intento de magnicidio” por el controvertido incidente ocurrido el 4 de agosto cuando el gobernante lideraba la ceremonia del 81 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana. Borges, actualmente en el exilio, se ha defendido de las acusaciones mientras que Requesens fue detenido e incomunicado. Sus defensores acusan que, tras torturas, habría realizado una confesión.

“Exigimos como ODCA que se informe de la situación del diputado Requesens porque las detenciones y persecuciones tras el supuesto atentado ha sido algo brutal”, señala Juan Carlos Latorre a “El Líbero”. Y precisamente es una de las situaciones que le quiere plantear a la ahora Alta Comisionada de los DD.HH. para la ONU.

Sobre si cree que la ex  Mandataria tendrá una voz firme sobre la materia, señala: “Realmente espero que el vínculo internacional que tiene la Presidenta Bachelet con muchos sectores del mundo socialista internacional, sea para ella una fortaleza para exigir el respeto a los Derechos Humanos en países donde se ha desvirtuado la posición democrática de la izquierda”.

Latorre, además, tuvo un rol central en el ingreso de opositores a Maduro a la embajada de Chile en Venezuela. Hoy, como asilado, el líder del Partido Social Cristiano (Copei) -y vicepresidente de ODCA- Roberto Enríquez, lleva casi un año y tres meses en la representación chilena. Sobre su caso y el de otras figuras que tuvieron la protección de la embajada, el ex presidente de la DC valora las gestiones que realizó, primero Bachelet, y luego, el Presidente Piñera para ayudar a quienes se mantenían asilados.

/gap