Hace unos 12.500 millones de años las regiones más vacías del Universo eran los lugares más oscuros debido a la escasez de materia oscura y gas —y, por tanto, de galaxias—, según un estudio elaborado por astrónomos de la Universidad de California (Estados Unidos) y publicado en la revista The Astrophysical Journal.

Hoy en día, la materia gaseosa entre galaxias es casi transparente porque se mantiene ionizada debido a la radiación ultravioleta, pero unos 1.000 millones de años después del Big Bang era mucho más opaca, aunque esa condición variaba mucho de una región a otra.

Para descifrar el motivo de esas variaciones, estos investigadores utilizaron el telescopio Subaru instalado en Hawái, uno de los más grandes del mundo. Así, estos científicos peinaron una vasta región de unos 500 millones de años luz de diámetro donde el gas intergaláctico es extremadamente opaco.

Los autores del estudio consideran que en los 1.000 millones de años después del Big Bang la luz ultravioleta de las primeras galaxias transformó permanentemente el gas en los confines del espacio profundo, con lo cual las grandes fluctuaciones en la radiación intergaláctica serían una reliquia de esa modificación del Universo primitivo.

/psg