Se supone que el sexo es algo especial compartido entre dos personas, tanto física como emocionalmente, pero hoy en día, en esta época en que es habitual que nos encontremos con todo tipo de cosas diferentes, también eso puede estar cambiando justo ante nuestros ojos.

Y si necesitamos más pruebas, escuchemos a Karley Sciortino describir su experiencia sexual con un muñeco sexual robótico, que se supone que parece totalmente real, según DailyStar.

Como parte de un documental sobre el prometedor campo de los muñecos eróticos cuasi reales, Karley, de 31 años, pasó 20 minutos con un muñeco llamado “Gabriel”, que actuó como su pareja sexual, y nos narra toda la experiencia.

“Siempre asumimos que los hombres son más propensos a disfrutar durmiendo con un objeto y que las mujeres necesitan algún tipo de conexión emocional para disfrutar, pero no siempre es así”.

“Estos muñecos son de silicona 100%, lo que hace que el pene se sienta increíblemente realista. Por momentos era indistinguible de uno real”.

Describiendo el pene, que puede ajustarse para estar flácido y erecto, ella dijo que el miembro era tan realista que “es casi escalofriante”.

Ella agregó: “Está hecho para ser duro en el interior con una capa externa suave. Incluso tiene vello púbico”.

Bienvenidos al nuevo mundo del sexo, donde los robots se están volviendo más y más parecidos a los vivos, incluyendo todos los detalles como el vello púbico y los músculos definidos.

ESTA MUJER NOS CUENTA QUÉ SE SIENTE AL HACER EL AMOR CON UN MUÑECO SEXUAL ROBÓTICO

Se supone que el sexo es algo especial compartido entre dos personas, tanto física como emocionalmente, pero hoy en día, en esta época en que es habitual que nos encontremos con todo tipo de cosas diferentes, también eso puede estar cambiando justo ante nuestros ojos.

Y si necesitamos más pruebas, escuchemos a Karley Sciortino describir su experiencia sexual con un muñeco sexual robótico, que se supone que parece totalmente real, según DailyStar.

Como parte de un documental sobre el prometedor campo de los muñecos eróticos cuasi reales, Karley, de 31 años, pasó 20 minutos con un muñeco llamado “Gabriel”, que actuó como su pareja sexual, y nos narra toda la experiencia.

“Siempre asumimos que los hombres son más propensos a disfrutar durmiendo con un objeto y que las mujeres necesitan algún tipo de conexión emocional para disfrutar, pero no siempre es así”.

“Estos muñecos son de silicona 100%, lo que hace que el pene se sienta increíblemente realista. Por momentos era indistinguible de uno real”.

Describiendo el pene, que puede ajustarse para estar flácido y erecto, ella dijo que el miembro era tan realista que “es casi escalofriante”.

Ella agregó: “Está hecho para ser duro en el interior con una capa externa suave. Incluso tiene vello púbico”.

Bienvenidos al nuevo mundo del sexo, donde los robots se están volviendo más y más parecidos a los vivos, incluyendo todos los detalles como el vello púbico y los músculos definidos.

Entonces, ¿cómo califica Karley el sexo con el robot?

“Definitivamente no es lo mismo que tener relaciones sexuales con una persona, pero en términos de una nueva experiencia sexual, vale la pena”.

“Con un muñeco puedes aprender a hacer que el sexo funcione para ti: probar velocidades y ángulos. Puede ayudarte a entender tu cuerpo y eso es algo que da poder a una mujer”.

Karley Sciortino es una de las muchas personas en todo el mundo que esperan que esta nueva tendencia les pueda ayudar a conseguir orgasmos, además de enseñarles algo de técnica antes de volver a acostarse con un ser humano que respire.

Hay una gran cantidad de juguetes sexuales que están moldeando una escena sexual completamente nueva, y los robots sexuales empiezan a liderar la ofensiva, a medida que más personas tratan de encontrar nuevas formas de obtener sus propios orgasmos.

/psg