Hablamos de apnea del sueño cuando mientras dormimos la respiración se interrumpe o se hace muy superficial, impidiendo el paso del aire a los pulmones durante el sueño. Es un trastorno donde las interrupciones pueden durar desde segundos a minutos y puede repetirse más de 30 veces por hora.

“Hay diferentes tipos, pero el más común es la apnea obstructiva del sueño. Este trastorno provoca un colapso en las vías respiratorias y luego vuelve en forma de resoplido o ronquido. Esto no quiere decir que todas las personas que roncan lo hacen por la apnea obstructiva, aunque los que la padecen, roncan muy fuerte”, explica el Dr. Paul Boettiger, Otorrinolaringólogo de Clínica INDISA.

La deficiencia de oxígeno hace que se interrumpa continuamente el sueño durante la noche de manera inconsciente y puede generar síntomas como la hipersomnolencia, la depresión, el cansancio generalizado etc. “Las personas que sufren este trastorno tienen un riesgo mayor a la hora de sufrir accidentes de tráfico o de trabajo, además de los problemas médicos que esto conlleva. Incluso puede aumentar el riesgo de padecer enfermedades como hipertensión, infarto y diabetes”, agrega el especialista.

La población de mayor riesgo involucra a hombres, personas con sobrepeso, personas con vías respiratorias pequeñas, historial familiar e incluso niños con amígdalas aumentadas de tamaño. “El diagnóstico se basa en la historia médica y familiar del paciente, en un examen físico y en los resultados de un examen del sueño. El riesgo aumenta con la edad y se dan más casos en hombres que en mujeres. Además, es más grave en pacientes consumidores de alcohol y fumadores”, agrega el Otorrinolaringólogo de Clínica INDISA.

Algunos de los síntomas pueden ser ronquidos, cansancio crónico, somnolencia diaria, depresión, hipertensión, jaquecas, disfunción eréctil y disminución del apetito sexual. “Los tratamientos pueden ser varios. Normalmente suelen incluir cambios en el estilo de vida, dispositivos bucales, cirugía y aparatos para la respiración. Lo importante es que, de sospechar que se tiene apnea y roncopatía, se evalúe con un profesional para acordar el mejor tratamiento de acuerdo con sus síntomas”, enfatiza el Dr. Paul Boettiger, Otorrinolaringólogo de Clínica INDISA.