“No hagamos medidas que pueden ser efectistas, pero que el remedio puede ser peor que la enfermedad”, explicó el ministro del Interior, Andrés Chadwick, refiriéndose a la iniciativa del alcalde de La Reina, José Manuel Palacios, de capacitar a vecinos de la comuna para que aprendan a disparar con sus armas.

El tema del uso de armas como método de defensa en caso de ser víctimas de delitos ha estado en discusión luego de hechos de violencia ocurridos en la zona oriente. Por ello, la municipalidad de La Reina anunció que firmó un convenio con el club de tiro de la comuna. El acuerdo consiste en que los vecinos tengan un 30% de descuento al inscribirse para la instrucción. Además, se plantea que el establecimiento dará 10 cupos sin costo a mujeres que posean un arma inscrita en su casa y quieran aprender a usarla para su protección.

El ministro Chadwick planteó la postura del Ejecutivo ante este tipo de medidas para combatir la delincuencia. “Tenemos una posición muy clara. Quienes tienen uso legítimo de las armas y desarrollan esa acción son los policías; por lo tanto, esperamos que los municipios, más que dedicarse a fomentar el uso de armas, se dediquen y destinen sus recursos a que tengamos una mejor dotación de Carabineros y a una acción de seguridad de carácter preventivo”.

Si bien los municipios operan de manera autónoma, la autoridad aseguró que “hemos estado trabajando en un acuerdo de seguridad pública y vamos a enviar en una fecha próxima una modificación a la Ley Orgánica de Municipalidades, donde definimos el rol de los municipios y las atribuciones en materia de seguridad ciudadana”.

Además, el secretario de Estado manifestó que el gobierno busca apoyar a las comunas que no tengan recursos para mejorar su tecnología (cámaras de seguridad y drones), luminarias y que tengan más espacios abiertos para la recreación y el deporte. “Esa es la verdadera labor del municipio para efectos de combatir la delincuencia (…) destinar los recursos y colaborar a quienes tienen el uso legítimo de las armas y están preparados para ello”.

Por su parte, el alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín, también fue crítico ante la iniciativa de Palacios. “No me gusta. Si la gente lo quiere hacer, que lo haga, pero no es correcto dar, como municipalidad, la señal de que la manera de combatir la delincuencia es armándose”, dijo.

El jefe comunal agregó, además, que la mayoría de las veces las armas que compran los propios vecinos “después de los robos terminan en poder de los delincuentes”.

A pesar de los cuestionamientos, el alcalde José Manuel Palacios defendió la idea de capacitar a los vecinos para que aprendan a disparar.

Según explicó el jefe comunal, una encuesta que realizó el municipio reveló que hay 10.500 armas inscritas, pero que la mayoría de los residentes dice que no sabe usarlas. Ello equivale a que un tercio de las viviendas posee una pistola.

La misma encuesta arrojó que el 98% de los vecinos señala que para tener un arma deben estar capacitados. “Hay un grupo que decidió, porque la ley se lo permite, tener un arma. Y hoy día, aunque le diga el Presidente o el ministro que la devuelva, igual la van a tener”, dijo el alcalde.

También dijo que a través de los cursos que se realizan en el club de tiro, las personas pueden darse cuenta de si tienen habilidades para utilizarlas.

Tanto el alcalde como el gobierno plantearon hoy que las personas que poseen armamento inscrito y no lo utilizan, deben entregárselo a Carabineros.

/gap