El Manchester United dio otro paso en falso en la Premier League, y Alexis Sánchez no fue la solución que esperaba Mourinho. El cuadro de Old Trafford cayó por 0-3 ante el Tottenham, con el chileno entrando en cuando ya la visita había marcado la diferencia en el resultado.

Con Sánchez en el banco, el primer tiempo del United fue de escasa concreción. Lukaku tuvo al menos dos opciones que no pudo convertir, y Pogba también encontró la respuesta de Lloris en un remate directo.

En el otro costado, Eriksen tenía la mejor opción de la visita, pero remató débil y permitió la respuesta de De Gea. Un ausente Dele Alli tampoco pudo aprovechar un error de Matic, permitiendo la respuesta de Smalling.

Pero en el segundo tiempo el Tottenham varió el partido a su favor en dos minutos. Primero en el 50 tras un tiro de esquina de Trippier que encontró la cabeza del goleador Harry Kane. Cabezazo para cambiarle el palo a De Gea y anotar el 0-1.

Lukaku tuvo nuevamente el empate en la jugada siguiente, pero tras cartón, una gran jugada por la derecha terminó con un centro de Eriksen para Lucas Moura, quien con un remate a la carrera puso el 0-2 en el minuto 52.

Con este resultado en contra, Mourinho envió a la cancha a un Alexis Sánchez que se vio con muchas ganas, pero falto de fútbol, y además inmerso en la falta de ideas del Manchester United.

Así, llegó el minuto 84, momento en que Lucas Moura se sacó de manera notable a Smalling y definió cruzado para derrotar nuevamente a De Gea y decretar el 0-3 final.

/gap