Enap nuevamente desmintió al Gobierno sobre su supuesta responsabilidad en la nube tóxica que afecta a Quintero y Puchuncaví, esta vez presentando dos informes sobre la contaminación en la zona.

Los estudios fueron encargados a Algoritmos, Entidad Técnica de Fiscalización Ambiental (ETFA) y el Centro de Tecnologías Ambientales (CETAM), perteneciente a la Universidad Técnica Federico Santa María.

“Hoy hemos recibido los resultados del último de los estudios realizados, los que indican claramente que en nuestras instalaciones en Quintero no hay presencia de Nitrobenceno, Isobutano ni Metilcloroformo en ninguna de las muestras analizadas”, indicó la empresa en un comunicado.

Según explicó la estatal, los análisis “se efectuaron en los dos estanques de almacenamiento (denominados TK5104 y TK5109) que se encontraban en proceso de mantención y el separador en el sector de ampliación (piscina de separación), ambas instalaciones sujetas a las medidas temporales decretadas por la autoridad ambiental (SMA)”.

En esa línea, aseguraron que “los resultados confirman lo que habíamos señalado. Nuestra tarea ahora es desplegar todos nuestros esfuerzos para mejorar día a día los estándares de nuestra operación y participar activamente en el programa impulsado por el Gobierno que busca mejorar la calidad de vida de la comunidad de Quintero y Puchuncaví”.

/gap