Nicolás Jarry murió de pie ante John Isner. El chileno jugó de igual a igual ante el mejor sacador del mundo en el último año que lo derrotó por 6(7)-7, 6-4, 3-6, 7-6(2) y 6-4 en tres horas y 40 minutos.

En el primer set, ambos jugaron en un nivel casi perfecto con su servicios. ‘Nico’ ganó los primeros 12 puntos que jugó con el saque, pero vivió una situación crítica en el octavo game, donde enfrentó tres puntos de quiebre. Con solidez, logró escapar de ese delicado momento para poco a poco llevar la definición al Tie Break, donde ambos sirvieron de forma impecable.

Pero el primero en tomar ventaja fue el nacional, con un gran punto que lo colocó 5-4 en la definición. Contó con dos set points, pero no logró concretar ninguno y después quedó 6-7, tras un milagroso winner del local. Lo salvó e hilvanó una racha de tres puntos para sacar la primera ventaja del match.

La paridad se mantuvo hasta el séptimo juego de la segunda manga, donde Jarry perdió la efectividad de su servicio y además, fue perjudicado con un mal cobro cuando ya había salvado dos de los tres break points que había concedido. El 15-40 se repitió y con un error no forzado cedió su saque por primera vez.

Isner no perdonó esos yerros y con determinación selló la manga en 40 minutos.

‘Nico’ no se desconcentró y continúo con su plan al pie de la letra: saques variados y dominar los puntos apenas el estadounidense quedase mal posicionado. Esto, lógicamente, condicionado por el nulo ritmo que el crédito local le da a sus rivales. Recién en el sexto juego, Jarry tendría nuevamente oportunidades de break y, esta vez, no dejaría pasar la chance. El nacional tomó la segunda del game y se puso 4-2 en el score. Después aumentó la ventaja y a pesar de no cerrar el parcial con un set point en el octavo game, lo hizo en el turno siguiente para el 6-3 en 35 minutos. Isner, sobrepasado por la situación, rompió con furia una raqueta y sus gestos hacia su staff reflejaban lo incómodo que estaba en el partido.

La tónica fue la misma en el cuarto set. Isner metió presión al liderar el marcador pero Jarry sostenía el nivel con buenos servicios y variedad en sus golpes. Las pocas veces en las que Isner logró pegar bien afirmado en la devolución falló, hecho que no podía tolerar y con gritos más lamentos, intentaba sacar la tensión acumulada.

No hubo quiebres, por lo que la definición, tal como pasó en el primer set, se dio en el Tie Break. Isner cambió su táctica para recibir, se paró en la línea de base y atacó a Jarry. La opción le salió a la perfección. Dos minibreaks le permitieron llevarse con un cómodo 7-2. 

El séptimo juego del quinto set fue el momento más crítico de Jarry en el duelo.Un 0-40 en contra fue salvado, pero después debió luchar para rescatar dos chances más y escapar de un quiebre que parecía inminente.

Pero no podría hacerlo en el noveno juego, donde Isner se inspiró y metió un globo espectacular para levantar al público en el Grandstand. Con su servicio, el estadounidense cerró la victoria que tuvo 38 aces en el partido.

Jarry, se despide del cuadro de singles con 21 aces y doble faltas. Ahora jugará el cuadro de dobles en el último Grand Slam del año.

/escrito por Rodrigo Huerta para As Chile