La tasa de desocupación nacional del trimestre mayo-julio 2018 alcanzó 7,3% lo que implicó un aumento de 0,4 puntos porcentuales (pp.) respecto del mismo período del año pasado.

Según informó este viernes el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), esta nuevo ascenso fue producto del crecimiento en 1,9% de la fuerza de trabajo, por sobre el reportado por los ocupados (1,4%), lo que generó una mayor presión en el mercado laboral. A su vez, los desocupados crecieron 8,6%, lo que se explicó por un aumento de cesantes (8,0%) y de quienes buscan trabajo por primera vez (14,2%).

Sectorialmente, las actividades económicas de alojamiento y servicio de comidas (14,3%), enseñanza (5,8%), transporte (6,0%) y construcción (3,5%) aportaron proporcionalmente más en el alza anual de los ocupados. En tanto, asalariados privados (1,4%) fue la categoría ocupacional que más incidió en la expansión de los ocupados, seguida por los asalariados públicos (6,4%) y los trabajadores por cuenta propia (1,3%). Según jornada laboral, el incremento de los ocupados en doce meses fue motivado por quienes habitualmente trabajaron 45 horas a la semana, seguido por el tramo de 1-30 horas (tiempo parcial).

El dinamismo de la fuerza de trabajo y de la ocupación continuó siendo mayor en las mujeres que en los hombres. La tasa de desocupación femenina fue 8,1%, aumentando 0,7 pp. en doce meses, mientras que la tasa de desocupación de los hombres se situó en 6,8%, 0,3 pp. más que lo registrado en igual trimestre de 2017.

En doce meses, la tasa de desocupación creció en doce regiones y se redujo en tres. La mayor expansión ocurrió en Magallanes (2,9 pp.), al tiempo que la contracción más pronunciada se registró en Los Lagos (-0,9 pp.).

/gap