La estupidez humana no tiene límites y eso lo dejó demostrado el padre del año en Turquía que puso en grave riesgo de morir a su hija de 13 años.

Los conductores que circulaban en una carretera rural en el distrito de Yaylakent de Cankiri no podían creer lo que estaban viendo cuando observaron a una menor amarrada en la parte posterior de un furgón al portabicicletas.

El sujeto, que no fue identificado, fue detenido e interrogado por la policía y para “justificar” su ridícula decisión le dio una insólita explicación a los uniformados.

El “papá” les dijo a los agentes que su hija le había insistido en viajar en el portabicicletas, indica ABC.es, y además les apuntó que el portabicicletas podía soportar hasta 150 kilos.

Las autoridades ya estarían tomando medidas, pero no han anunciado cuales serán.