Un apagón dejó este jueves sin electricidad a millones de personas en Caracas y en otras zonas cercanas a la capital de Venezuela por segundo día consecutivo. Mientras tanto, el régimen de Nicolás Maduro insiste en que las fallas son causadas por un sabotaje.

La agencia EFE constató que varias urbanizaciones del este y oeste de la capital venezolana se quedaron sin electricidad pasadas las 11.00 hora local (15.00 GMT) durante al menos una hora, lo que volvió a colapsar los servicios de transporte terrestre y subterráneo que ya se encuentran en crisis por falta de mantenimiento.

El ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez, indicó en la red social Twitter que los cortes de hoy se debían al sabotaje registrado ayer.

“Motivado a la reparación del cable seccionado el día de ayer, habrá interrupción del servicio (eléctrico) mientras duren los trabajos”, escribió el funcionario chavista en su cuenta aunque este mensaje fue publicado durante el apagón.

A raíz de los apagones colapsaron los servicios de transporte terrestres (Reuters)

A raíz de los apagones colapsaron los servicios de transporte terrestres (Reuters)

Motta aseguró ayer que la falla se originó por el “seccionamiento” de una línea de transmisión en Santa Teresa, en el céntrico estado de Miranda.

“Una línea no se secciona sola, no se corta sola, vamos a buscar todos los indicios de cómo esto pudo haber sucedido y quienes están detrás de esta situación”, indicó.

Pese a las versiones del chavismo, el apagón también afectó este jueves al fiscal general Tarek William Saab, durante una rueda de prensa. En plena conferencia, se cortó la luz dejando la sede del Ministerio Público completamente a oscuras.