Alexis Sánchez jugó 60 minutos en la victoria transitoria del Manchester United ante Burnley por 2-0 y el chileno salió muy enojado para darle paso a Marcus Rashford.

AS7 se retiró amurrado y poniendo caras de muy pocos amigos. Para colmo, Rashford fue expulsado 10 minutos después que ingresó.