En 2019, la Contraloría General de la República efectuó un total de 4.015 productos de auditoría (investigaciones especiales, inspecciones de obra, entre otras), mediante las cuales se objetó más de un billón de pesos ($1.060.974.360.397), lo que equivale a alrededor de US$1.350 millones.

De acuerdo al órgano de control, entre las principales debilidades se detectaron: incumplimientos de normas contables o presupuestarias (sólo en este ítem se objetaron más de $835 mil millones), gastos improcedentes o sin respaldo, incumplimientos o modificaciones de contratos, errores en manejo de fondos y débiles rendiciones de cuentas, entre otros aspectos.

Según se señaló, los equipos de la Contraloría formulando un total de 13.928 observaciones. De ellas 8.018 (58%) fueron categorizadas como “altamente complejas” o “complejas”, es decir, observaciones que tienen graves irregularidad asociada a fondos, probidad, pérdida de recursos, eventuales comisión de delitos, afectación grave al patrimonio, graves debilidades de control, entre otros.

Las auditorías -informó- se dividieron en 12 sectores: el más auditado fue el municipal (1.743 productos), infraestructura (541); Salud (472), Interior (291), Defensa (185) y Educación (166).

En el sector municipal, se realizaron 202 auditorías y 150 investigaciones especiales, fundamentalmente sobre gestión, de la cuales se formularon 5.695 observaciones.

Además, la Contraloría recibió 1.391 solicitudes de fiscalización de ciudadanos y se detectaron deficiencias en conciliaciones bancarias, déficit de caja, ingresos no cobrados, incumplimientos en materia de cotizaciones previsionales, permisos de circulación mal otorgados y/o percibidos, pago improcedente de remuneraciones, entre otros.

En cuanto al sector Interior, se formularon 1.308 observaciones, de las cuales el 50% se categorizaron como “altamente complejas” y “complejas”. Los mayores montos objetados en este sector son los más altos del informe: $779 mil millones.

Mientras que en el de Salud se registraron 154 auditorías e investigaciones especiales, donde destacan 101 fiscalizaciones en hospitales y 26 en servicios de salud. “Se advirtieron pago de remuneraciones sin la documentación que sustente el gasto, pasivos no registrados, carencia de registros contables asociadas a obras en ejecución, deficiencia en compras de productos farmacéuticos y materiales y útiles quirúrgicos, licencias informáticas sin utilizar, entre otras”, segun la Contraloría.

/psg