El rector de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Ignacio Sánchez, se refirió al fallo de la Novena Sala de la Corte de Apelaciones que revocó las condenas dictadas por el ministro Alejandro Madrid en el caso Frei Montalva.

Los ministros Jaime Balmaceda, Paola Plaza y Guillermo de la Barra, llegaron a la conclusión -de acuerdo a los antecedentes que existen en la investigación.- que la muerte del exmandatario se debió a una complicación médica por la operación a la hernia al hiato y producto de un cuadro infeccioso.

“Luego de cerca de dieciséis años de investigación, el juez Madrid responsabilizó de la muerte del Presidente Frei Montalva a seis personas, incluyendo a dos profesores del Departamento de Anatomía Patológica de la Facultad de Medicina UC, en calidad de encubridores. Ellos fueron los doctores Helmar Rosenberg y Sergio González, -ambos ya fallecidos-, el segundo tan solo hace unos días. En todo momento, ellos declararon su completa inocencia, la que desde la universidad compartimos desde el inicio del juicio”, dijo el médico.

Agregó que “con todos los antecedentes analizados, el veredicto unánime de la Corte de Apelaciones, de manera contundente ha declarado hoy la completa inocencia de todos los condenados, incluyendo a ambos profesores. Por fin se ha hecho justicia, estamos seguros de que sus familiares tendrán la tranquilidad, alegría interior y satisfacción que se merecen por este contundente fallo que aclara finalmente la verdad. Esperamos que el fallo les permita a nuestros recordados y destacados profesores descansar con mayor paz”.

Sánchez enfatizó que “esta resolución de la Corte de Apelaciones deja en claro la completa ausencia de responsabilidades institucionales de la Universidad Católica. Hemos sostenido de manera reiterada durante años que la universidad ha colaborado de manera activa y permanente durante todo el desarrollo del proceso”.

Finalmente, el rector de la PUC planteó que “el Presidente Frei Montalva, gran estadista, fue un muy destacado exalumno y profesor de Derecho de nuestra universidad, reconocido con el Grado Doctor Scientiae et Honoris Causa por la UC, actualmente un importante auditorio de la Casa Central lleva su nombre”.

“Junto con el aprecio y admiración que le tenemos, comprendemos y solidarizamos con la angustia y dolor de la familia para que se puedan esclarecer las circunstancias finales de su fallecimiento”, concluyó.

/psg