Sebastián Piñera se apresta a concluir sus primeros seis meses de gobierno tras su retorno a La Moneda en marzo pasado y, según los resultados de la encuesta Cadem, con un retroceso significativo en su evaluación no solo respecto de sus primeras semanas en Palacio, sino que también -aunque en menor medida- respecto de igual periodo en 2010.

De acuerdo al sondeo, el Mandatario cierra agosto con una aprobación de 47%, lejos de los peak de 60% marcados a mediados de abril (cuando cumplía un mes en Palacio) y a mediados de junio, fecha en que comenzó un declive hasta anotar mínimos de 45% en las tres primeras semanas de agosto.

Y en comparación con los primeros seis meses de Bachelet en La Moneda, el promedio general de Piñera de 54% se ubica sobre el 51% de su antecesora.

Factores

“Piñera tuvo un muy buen inicio, quizás el mejor que ha visto un Presidente desde el 90, a pesar de que las fuentes no son exactamente las mismas, y esa aprobación ha tendido a frustrarse en los tres últimos meses por dos grandes razones: frustración de expectativas asociadas al desorden, muy relacionado con su gabinete, y frustración de expectativas asociadas a la economía”, explica Roberto Izikson, gerente de asuntos públicos de Cadem.

De acuerdo a Cadem, la evolución que ha tenido el nivel de aprobación a la gestión del Presidente Piñera se condice con el deterioro de las expectativas de los entrevistados. Mientras que la primera semana de marzo quienes se declaraban optimistas acerca del “futuro del país” llegaban al 61%, en la última medición de agosto esa cifra llega a un 46%, mientras que los que se declaraban pesimistas, aumentaron en el mismo lapso desde 18% a 26%.

Las expectativas sobre el empleo también han mostrado un retroceso en los últimos seis meses, pasando de 42% quienes señalaban que la situación era “muy buena o buena” a inicios de marzo, a un 31% actual. A su vez, quienes consideran que la situación laboral es “mala o muy mala” aumentaron de 49% a 60%. Otra variable con un cambio significativo es la expectativa sobre el consumo, pasando de 58% a 47% en seis meses quienes consideran que “la situación económica de los consumidores” es muy “buena o buena”. En contraste, quienes la calificaron como mala pasaron de 34% a 43% en el mismo periodo.

“Es normal que las expectativas económicas se vayan moderando, pero acá se instaló un clima asociado al cierre de algunas plantas como Iansa, que se profundizó con las cifras de empleo y remuneraciones. A su vez, la sensación de desorden creció luego de que se enredara el debate por salario mínimo”, señala Izikson.

Algunas áreas de gestión de Piñera también muestran en agosto una peor evaluación que en el mismo periodo de 2010, como economía (58% frente al 50% actual); delincuencia (49% versus 42%); educación (58% frente a 32%); salud (36% versus 30%) y corrupción (45% frente a 24%). En agosto de este año, sin embargo, la gestión en materia de empleo aumentó cinco puntos a 48% respecto de mismo periodo de 2010, lo mismo que en transportes, que pasó de 30% a 33%. En materia de atributos, en tanto, se mantuvieron en 70% los que señalan que Piñera “cuenta con autoridad y liderazgo” y aumentaron de 59% a 62% los que indican que “tiene carisma”; mientras que bajó de 70% a 64% quienes dicen que tiene “capacidad para solucionar los problemas del país” y de 59% a 50% quienes señalan que “genera confianza”.

Según el sondeo de Cadem, el grupo etario donde el nivel de aprobación a Piñera se vio más afectado correspondió a quienes tienen entre 18 y 34 años de edad, con un retroceso de cinco puntos entre el promedio de los meses de marzo, abril y mayo (54%) y el trimestre junio, julio, agosto. A nivel socioeconómico, en tanto, la mayor baja se dio en los sectores medios, pasando desde 57% a 51% en la misma comparación de trimestres.

Con todo, el 53% de los encuestados señala que estos primeros seis meses fueron “igual a como lo esperaban”, frente a un 29% que dice que “fueron peor a lo esperado” y un 17% que afirma que fueron mejor de lo que pensaron.

#Tags