Una insólita situación se produjo durante la noche de este miércoles en el sector de Paillihue, en la comuna de Los Ángeles. La fiscalización de un culto religioso que excedía el aforo permitido por el Plan Paso a Paso escaló hasta el punto de generarse un enfrentamiento entre los asistentes y miembros del Ejército.

En las imágenes, rápidamente viralizadas, se puede apreciar cómo el pastor encargado de la ceremonia, junto a otro sujeto, atacaron a uno de los militares presentes. Incluso lo derribaron y le quitaron su teléfono celular, que luego devolvieron.

Pero lejos de acabar, lo más llamativo de la escena fue que, luego, el propio pastor fingió, en una maniobra no menos graciosa que descarada, ser atropellado por una camioneta del Ejército. Se ubicó debajo del vehículo y se colgó del parachoques, mientras gritaba «de dolor».

Precisamente esas imágenes fueron emitidas hoy durante un nueva edición de Contigo en la mañana, y Julio César Rodríguez, animador del espacio, no pudo contener la risa:

«Es que no puedo, por favor paren esto», pidió JC que llevaba ya un par de minutos sin poder detenerse.

«No sé si estaban en un trance o el pastor logra engañar a su propia gente, si la gente se desespera (…) cuando él grita, todos sus seguidores también adhieren a él», dijo más tarde el periodista.

Tras las risas, sin embargo, JC Rodríguez tuvo palabras para reflexionar sobre lo ocurrido: «Termina en un hecho que condenamos, porque hay una agresión a una autoridad que es injustificable, ni menos que se quisieran hacer pasar como víctimas de un atropello, actuaron pésimo».

/gap