Tengo a unos amigos y clientes presos por el ministro Carroza, en una causa de derechos humanos como las denomina la izquierda.

Como hasta la fecha el ministro no ha podido probar nada en su contra porque ellos ya no estaban donde su infinita y torcida imaginación cree, los citó el día jueves 27 de agosto a sus oficinas ubicadas en el piso 14 del ex hotel Tupahue.

En ese lugar los comenzó a increpar y decirles que eran unos asesinos que pasarían a la historia del país, cosa de la que él se preocuparía, que los iba a condenar a todos por sus actos y que les iba a otorgar jamás la libertad.

Después los increpó en su privado, uno por uno, a los gritos. Como uno de ellos no le aceptó el trato insolente e intimidatorio, lo mandó incomunicado por dos días a un calabozo.

Esto es ilegal e inconstitucional, contra todos los tratados internacionales.

El incomunicado se llama René Riveros Valderrama, los otros son Marcelo Escobar y Federico Chaigneau.

Solicito difundir, se me ha impedido ver a mi cliente estos días, esto era propio de la Rusia de Stalin.

Cristián Heerwagen