Hace unas semanas se presentó el nuevo Samsung Galaxy Note 9, el phablet de Samsung que ahora cuenta con una pantalla más grande, curva y con unos acabados excelentes. Esto último, puede ser un quebradero de cabeza para quien teme que se le caiga accidentalmente. Algo que podemos comprobar en esta prueba de caída del Samsung Galaxy Note 9 frente al iPhone X.

Ya en su día pudimos disfrutar de una prueba similar con el Samsung Galaxy S9 frente al tope de gama de Apple, y en el que una vez más, el terminal de los coreanos demostró lo bien que se comporta incluso cayéndose de la peor forma posible.

Prueba de caída del Samsung Galaxy Note 9 vs iPhone X ¿cuál aguanta más?

La respuesta es clara y no vamos a demorarla, el Samsung Galaxy Note 9, y este vídeo es la mejor muestra de que si quieres un móvil que pueda aguantar la caída desde la altura más salvaje, el de Samsung es tu teléfono. En esta prueba primero se mide la resistencia del teléfono a caer de pie o sobre una esquina. En ella los resultados son similares, con algunos rasguños en el marco de ambos teléfonos, pero nada grave en absoluto.

Cuando hablamos de una caída boca abajo, sobre la pantalla, vemos cómo ambos teléfonos rompen su cristal, quizás un poco más en el caso del Samsung Galaxy Note 9, aunque en ambos casos de una gravedad similar. Aunque la verdadera prueba es la de bonus, donde ambos móviles caen boca abajo sobre su pantalla, desde una altura aún mayor. Como podéis comprobar en el vídeo, el iPhone X sólo resiste cinco caídas de este tipo, hasta que su pantalla dice basta y deja de funcionar o responder al paso de nuestros dedos sobre la superficie.

En el caso del Samsung Galaxy Note 9, como ya hemos visto con sus predecesores, no hay caída que pueda evitar que su pantalla funcione perfectamente. Vemos cómo las caídas se van sucediendo, cada vez desde una altura mayor, y no le ocurre nada a su pantalla u otro componente del terminal. Evidentemente la pantalla del Note 9 tiene el cristal roto, pero siempre es mejor reparar el cristal que toda la electrónica de la pantalla. Y en este caso, se demuestra que es realmente difícil romper la pantalla del Samsung Galaxy Note 9 en una caída accidental, habría que hacerlo aposta para conseguir romperla por completo.

/psg