Hoy la Fiscalía de La Araucanía formalizó la investigación contra Emilio Berkhoff por los delitos de incendio reiterado y robo con intimidación, en un ataque registrado en fundo de Lumaco, el 30 de mayo de este año.

En la audiencia, el fiscal Carlos Bustos relató que el imputado, en compañía de un grupo de sujetos armados y previamente concertados, concurrieron hasta el fundo Buen Retiro e intimidaron a las víctimas que trabajaban en el lugar con armas de fuego, para luego, obligarlos a internarse en un bosque.

Berkhoff, de acuerdo al persecutor, golpeó con el arma que portaba a la víctima de iniciales R.A.C.B.M., para luego apuntarlo, aplastándole la cara con una rodilla contra el suelo, para inmovilizarlo. Le sustrajo su teléfono celular y además una casaca marca Columbia. Ese artículo habría servido para identificar a Berkhoff en el hecho. Esto porque cuando Berkhoff apareció en televisión por su detención por tráfico de drogas, una de las víctimas del hecho en Lumaco se percató que este vestía esa parka que le habían robado.

Maquinaria incendiada. Prueba mostrada por la fiscalía
Maquinaria incendiada. Prueba mostrada por la fiscalía

Luego de intimidar a los trabajadores y conductores de las máquinas, a quienes obligaron a descender, habrían quemado la maquinaria. Tras el hecho, el fiscal afirma que los sujetos huyeron en dos camionetas que robaron desde las faenas.

Cuatro víctimas del atentado en Lumaco señalaron que uno de los sujetos era “de tez blanca y ojos claros” y tenía aproximadamente 30 años. Además, en el ataque habría participado una mujer.

Las pérdidas fueron avaluadas en 320 millones de pesos. La fiscalía pidió la medida de prisión preventiva por este hecho.

Berkhoff se encuentra en prisión preventiva desde el 16 de junio por otro hecho. Él junto a 10 imputados fueron detenidos en un operativo antinarcótico de la Policía de Investigaciones (PDI) en la Región del Biobío, que permitió incautar más de 800 kilos de cocaína base.

/psg